Escucha esta nota aquí

El inmenso Oriente boliviano, con sus selvas y llanuras, con sus hermosos y diversos paisajes, con su historia y elementos culturales de gran riqueza, es una tierra aún por descubrir, por lo que es necesaria la difusión de todo lo que alberga. Así lo entendieron los diseñadores de modas nacionales Juan de La Paz y Claudia Mercado, que se inspiraron y utilizaron tejidos de esta región para crear sus colecciones 2021.

ArteCampo, es el espacio que exhibe y comercializa las creaciones de los artesanos de las tierras bajas de Bolivia, sirvió de inspiración para estos dos artistas y diseñadores de moda. Luego de conocer la producción de las 14 comunidades que elaboran finas obras, con elementos que brinda la naturaleza, como tejidos de algodón y de garabatá, semillas, madera, cerámica y chala de maíz, se dieron cuenta de que se trataba de una fuente inagotable de ideas, con  historias  centenarias y materia prima para aplicarlas en la moda.

Juan de La Paz y Claudia Mercado, cada uno por su lado y siguiendo su línea creativa, investigaron, observaron y se pusieron manos a la obra en el proceso creativo de prendas para vestir, tomando como fuente de inspiración las hermosas artesanías y elementos que se encuentran en el Oriente boliviano.



Una vez concluidas las colecciones correspondientes a 2021, los diseñadores trabajaron en el montaje del desfile en el que mostraron sus creaciones. Y nada mejor que las instalaciones de ArteCampo, su céntrica y acogedora tapera de exhibición y venta de artesanías, situada en la calle Monseñor Salvatierra esquina Vallegrande.

Allí, entre productos que muestran la belleza creativa de la gente de las tierras bajas, se llevó a cabo este desfile, que siguió las normas de bioseguridad establecidas, principalmente el uso de barbijo, de alcohol para las manos y distanciamiento social entre el público asistente.

Juan de La Paz

Dio a conocer su colección Cápsula tierras bajas, inspirada en las ilustraciones antiguas de los chiquitanos, en la que se muestra como vestían los hombres y mujeres en la época de las misiones jesuíticas,  donde se ve que utilizaban tejidos elaborados por ellos mismos, de algodón y teñidos con resinas, cortezas y hojas de árboles de la selva, además de minerales que le dan una tonalidad especial. La garabatá, que utilizan los nativos para cubrir sus cuerpos y confeccionar sus 'chipas', también se utilizó en esta propuesta de moda.



Se muestra que las fibras nativas, elaboradas de manera sustentable, son elementos que sirven para confeccionar prendas de vestir elegantes, atractivas y muy prácticas. Juan de la Paz lo demostró con esta singular propuesta de moda.

Claudia Mercado

Fiel a su estilo elegante y muy femenina, se inspiró en los colores y en las texturas de estas tierras, que no solo se deben contemplar, sino disfrutar sobre la piel, sentir la suavidad de los tejidos nobles que se elaboran en esta zona de Bolivia, rica en fibras naturales.



Tonos como el rosado, el naranja, el celeste y el verde pastel, además del blanco integran la paleta de colores de esta diseñadora, que también acompañó con sus inconfundibles accesorios, como aros, collares, manillas, además de sus prácticas y hermosas carteras elaboradas con tejidos de hojas de palmeras, verdaderas obras de arte.

Comentarios