Escucha esta nota aquí

Hace frío y muy pocas cosas pueden calentar el cuerpo, hasta que se toma un delicioso chocolate casero con leche, preparado con cacao boliviano, traído de Baure (Beni) o Buenavista (Santa Cruz), considerado entre los mejores del mundo. Es la bebida por excelencia del invierno, para consumirlo de día o de noche, solo o acompañado por horneados típicos.

El chocolate, que se extrae de la semilla del fruto del cacao, es originario de la zona amazónica. De allí su cultivo y consumo se extendió a Centro América y el Caribe. Los mayas lo llamaban la bebida de los dioses por su agradable sabor y porque tenía efectos medicinales. En las zonas tropicales de Bolivia hay grandes extensiones de selvas de esta planta, donde se la aprovecha de manera artesanal.



El chocolate es una de las materias primas en el rubro de la pastelería, con la que se prepara tortas, dulces y productos en barra y polvo, que son muy apetecidos en todo el mundo.

En el Oriente boliviano una de las formas más populares de consumir el chocolate es líquido y mezclado con leche, sobre todo en los días fríos, pues ayuda a que el cuerpo humano entre en calor.

El cocolate es bueno para la salud, sobre todo para evitar dolencias cardíacas, disminuye la presión sanguínea y el colesterol malo. Contiene vitaminas A, B, C y E, además de los minerales fósforo, magnesio, hierro, potasio, calcio, zinc, cobre y manganeso.

Jesús Ojopi, especialista en gastronomía y pastelería, comparte su receta para preparar un rico chocolate caliente, siendo fácil y rápido de elaborar.

Ingredientes

* 100 gramos de chocolate amargo rallado

* Un litro de agua

* Medio litro de leche

* Media taza de azúcar

* Una rama de canela

Preparación

Colocar en una olla el litro de agua, el chocolate rallado amargo, la leche, la canela y el azúcar. Tiene que hervir entre 25 y 30 minutos a fuego medio. Se tiene que batir constantemente y cuidar de que la leche no se suba.

Luego se retira la olla de la cocina, se sirve en tazas grandes, caliente y espumoso.