Escucha esta nota aquí

Los protocolos remarcan insistentemente en la importancia de la limpieza y desinfección para minimizar las posibilidades de contagio. Lavarse las manos, desinfectar el calzado, ingresar por un túnel antes de acceder a los mercados se han vuelto acciones corrientes. Junto a ellas, el olor de lavandina y alcohol se impregna en la ropa. Son protocolos de desinfección tan incómodos como necesarios.

Las verduras y frutas, al igual que el resto de la comida, también deben ser desinfectadas para eliminar cualquier residuo de contagio. Los productos que cuentan con envases permiten una desinfección más ágil, ya sea con alcohol reducido o con lavandina. Sin embargo, hay productos que no cuentan con dicha protección, como las frutas o verduras, y requieren una limpieza diferente, sin recurrir a productos nocivos ni químicos.

Las recomendaciones básicas sugieren colocar la fruta y verdura en agua, al menos por dos minutos. De esta forma se elimina la suciedad que puedan tener. En el caso de las lechugas, se pueden eliminar las hojas externas como medida de prevención.

El country manager de Quinta Manantial Michael Balarín alerta que el uso de químicos para la desinfección de verduras y frutas puede alterar las propiedades de las mismas, además que afecta directamente al tiempo de conservación. El uso de productos naturales como el vinagre, el limón o el bicarbonato refuerzan la limpieza y la eliminación de impurezas como el coronavirus. ¿Cómo proceder?

Bicarbonato de sodio

Un producto multiuso habitual en las casas. Es económico y fácil de conseguir. También sirve para cocinar o tratar distintos problemas de salud. Otro de sus usos es la limpieza y desinfección de frutas y verduras.

Diluye una cucharada sopera del bicarbonato de sodio en un litro de agua y colocar las frutas y/o verduras durante 10 minutos a remojo. Antes de consumirlas, basta con lavar con agua como se hace regularmente.


Vinagre

Está considerado como uno de los mejores desinfectantes naturales que existen. Elimina cualquier clase de bacterias al tener un efecto antimicrobiano muy potente. Como el bicarbonato, el vinagre es un producto económico, fácil de conseguir y muy habitual en casa. Además, es bueno para la salud y no tiene ningún efecto tóxico.

Para desinfectar las frutas y verduras basta colocarlas durante 10 minutos en una mezcla compuesta por un litro de agua y un vaso de vinagre.


Limón

La elevada concentración de ácido cítrico que posee el limón le convierte en un potente desinfectante y bactericida. Aunque por sí solo cumple con las funciones de desinfección, se puede combinar con el vinagre para fabricar un desinfectante natural que elimine cualquier patógeno de las frutas y las verduras.

La mezcla idónea recomienda tres partes de agua por cada parte de limón. Al igual que en otras ocasiones, la limpieza de las frutas y verduras requiere el lavado durante 10 minutos como mínimo antes de guardarlas. El limón puede provocar un aroma intenso en la fruta, pero no tendrá mayor efecto en las propiedades de cada una de ellas. Más bien, confirma Michael Balarín, ayudará a extender su conservación.


Agua oxigenada

Aunque su uso más común esté vinculado a la sanación de heridas, el agua oxigenada cumple funciones de desinfectante y fungicida. Para utilizarlo en alimentos se debe extremar la precaución, puesto que en estado puro o en exceso resulta dañino. La proporción ideal para utilizarlo como desinfectante sería por cada 10 ml. de agua oxigenada unos 250 ml. de agua.

Comentarios