Escucha esta nota aquí

La creencia popular considera que mientras más joven es la pareja de recién casados mayor es el riesgo de divorcio, lo que le da más probabilidades a aquellos matrimonios entre dos personas que "esperaron" para contraer nupcias, se trata de una verdad a medias.

Un estudio sociológico realizado en los Estados Unidos por encargo de la Institute for Family Studies (IFS) determinó cuál es la edad ideal para contraer matrimonio y reducir la probabilidad de un futuro divorcio: el periodo entre los 28 y 32 años es el idóneo para dar el "gran paso" hacia el altar.

No antes de los 20

El estudio, encabezado por el sociólogo Nicholas Wolfinger, señala que casarse antes de los 20 años no es aconsejable y que la mayoría de las parejas a esta edad enfrentan un mayor riesgo de separación.

"La mayoría de las parejas jóvenes no tienen la madurez, las habilidades de sobreponerse. Los jóvenes en sus 20 no logran resolver sus conflictos", señala Wolfinger en el estudio difundido por la revista Time.

Pero tampoco después de los 32

La investigación determina que después de cumplir 20 años el riesgo de divorcio disminuye según avanza la edad. 

El análisis de Wolfinger señala que antes de los 32 años, la probabilidad de divorcio se reduce en 11%, sin embargo después de esa edad, la tasa crece en un 5% por cada año que pasa.

Según la investigación, las parejas que se casan entre los 28 y los 32 se encuentran en una etapa donde existe estabilidad emocional y económica, lo que aumenta la probabilidad de éxito matrimonial. 

"Las personas que esperan hasta después de los 30 para casarse pueden ser del tipo de personas que no están predispuestas a hacerlo. Algunos pueden tener problemas en sus relaciones interpersonales y consecuentemente retrasan el matrimonio", advierte Wolfinger.

Una curva invertida

Este análisis se puede entender como una campana invertida en la que "las probabilidades de divorcio entran en declive a medida que se pasa la adolescencia hasta pasados los 20 años y aumenta a principios de los 30". 

Wolfinger lleva analizando datos recopilados desde 2006 a 2010 y desde 2011 a 2013, para determinar la franja de edad ideal para casarse.