Escucha esta nota aquí

Lauren Singer es una neoyorquina de 23 años. Muchos pueden verla como una joven cualquiera, pero tiene una “peculiar” diferencia: lleva los últimos dos años sin generar basura.

La joven, cuenta que un día se quedó mirando su cubo de la basura, y pensó que no era posible que solo ella generara tantos desechos, por lo que decidió cambiar de vida.

Lauren comenzó prescindiendo de los envases plásticos y sustituyéndolos por los de vidrio, reutilizables, y comprando alimentos a granel. Trató de buscar alternativas orgánicas para todo lo que usamos día a día.

En su búsqueda, se dio cuenta de que existen muchos casos donde ella misma puede elaborar sus propios productos, comentó a la cadena de noticas BBC.

Hoy en día, Lauren tiene recetas para productos como pasta de dientes, loción para la piel, detergente para la lavadora. Usa cepillos de dientes de bambú, copas menstruales en vez de tampones o compresas, bolsas de tela en lugar de las de plástico, entre otros.

La joven ecologista admite que tiene algunos residuos guardados de lo que produjo en estos meses, pero les encuentra una práctica solución.

"La basura orgánica, incluido el papel higiénico, la llevo una vez a la semana a un lugar donde la transforman en compost y cuando mis ropas, sábanas o telas están muy gastadas las llevo a un lugar donde las reciclan", manifestó a BBC.

Tanto fue su éxito con su forma de vida, que abrió su propio blog llamado Trash is for tossers, donde expone sus ideas y ofrece las alternativas a lo desechable que ha ido descubriendo.

Su nueva vida la hizo más sociable

"Todo esto me ayudó. Creo que soy una persona más sociable. Se ha creado una comunidad en torno al tema y mucha gente me contacta para pedirme consejo, compartir ideas, proponerme alternativas", indicó la joven. "Si esto es posible en una gran urbe como Nueva York, es posible en cualquier lugarTienes la posibilidad de vivir sin generar basura. Es tu elección", afirma Lauren.