Escucha esta nota aquí

La prevención se ha convertido en la mejor estrategia de combate contra el coronavirus. Las medidas de aislamiento en casa y distanciamiento social se recuerdan a cada momento por parte de las autoridades. Los responsables médicos hacen énfasis en la importancia de alimentarse bien para que el cuerpo se proteja de las amenazas con un sistema de defensa inmunológico fuerte. Las vitaminas en general, pero en especial la vitamina D, componen el escudo defensivo que mejor resguarda de los contagios.

Los estudios médicos apuntan a la falta de vitamina D como el factor común en muchos fallecimientos por Covid-19. Al menos tres investigaciones médicas realizadas en Europa coinciden en el resultado. El Hospital Queen Elizabeth y la Universidad de East Anglia, ambos de Inglaterra, además de científicos del Trinity College de Dublín (Irlanda) han concluido que la ausencia de vitamina D es un factor recurrente en los pacientes por coronavirus que se han analizado en diversos hospitales de Europa.

La principal fuente de vitamina D que recibe el cuerpo humano la absorbe directamente del sol. De esta manera, aprovechar la energía del astro rey para disfrutar de soleadas jornadas mientras se ‘recarga’ el cuerpo de vitamina es una manera de proteger al cuerpo.

Los alimentos también pueden ser nutrientes que aportan vitamina D. En la siguiente lista, se presentan siete alimentos ricos en esta vitamina y que son accesibles para la población.

Yogurt

Fuente natural de probióticos, también conocidos como ‘bacterias buenas’. Las vías intestinales libres de gérmenes y bacterias alejan al cuerpo de posibles enfermedades. La salud intestinal está conectada con un sistema inmune más fuerte, una mejor digestión y un sueño estable entre otros factores.

Champiñones y setas

Los hongos y setas, entre ellos los champiñones, también contiene una riqueza de vitamina D. la naturaleza misma de los hongos permite transformar los rayos ultravioleta del sol en vitamina D incluso después de ser cosechados. Es recomendable, anuncian los científicos, dejar las setas al sol antes de prepararlas.

Palta

Una alternativa interesante para las personas que no consumen carne o pescado. Por eso, la palta es un elemento infaltable en las dietas vegetarianas y veganas, pues ayuda a equilibrar la nutrición.

Germen de trigo

Otro alimento de origen vegetal y que aporta vitamina D. Se puede consumir como ingrediente en ensaladas o en platos más elaborados como complemento de sabor y nutrición.

Pescados azules y mariscos

Mariscos y pescados azules como el salmón, el atún o la sardina contienen, no solo grandes proporciones de vitamina D, sino que también aportan proteínas y Omega 3.

Sopa de pollo

El caldo de hueso de la sopa de pollo contiene colágeno y aminoácidos, dos componentes que refuerzan el sistema inmune del cuerpo humano. El caldo caliente de la sopa mantiene hidratado el cuerpo, otro de los factores aconsejados por médicos y especialistas.

Hígado

Para muchos, no es un plato agradable, mientras otros degustan un revuelto de hígado como un aporte nutritivo y sabroso. El hígado animal, de conejo o de ternera, sobre todo, forman parte de una dieta enriquecida en vitamina D.