Escucha esta nota aquí

Forma parte del plan de trabajo que cada uno se traza como elemento de motivación. Para algunos será superar la distancia, de un 5 k  a un 10 k o una media maratón. Para otros, el desafío se podrá establecer en recuperar o mejorar la forma bajando esos kilos que 'siempre sobran'. 

El entrenador internacional IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo), Claudio Delpueche, recomienda incorporar en cada plan de trabajo una meta objetiva y alcanzable para mantener el espíritu competitivo. No se trata de conseguir medallas o podiums, sino de exigirse, de manera personal, un esfuerzo progresivo para crecer.

En muchos casos, se identifica un evento o prueba como meta. Permite compartir con otros compañeros un objetivo y, de este modo, sumar su aliento en cada uno de los entrenamientos. Estas pruebas se convierten en experiencias satisfactorias a nivel personal y grupal. Superar la meta, alcanzar un objetivo o batir un tiempo agregan un aliciente especial para esforzarse cada día.

Delpueche considera que antes de elegir el desafío, se tiene que considerar la seguridad que ofrece, la ruta que plantea y la posibilidad de lograr el objetivo de manera satisfactoria. Con esos tres pasos previos, un sin fin de momentos felices aguarda en cada recorrido.