Escucha esta nota aquí

Con una exitosa carrera como actor y como modelo, el irlandés Jonathan Rhys Meyers, de 43 años, siempre ha sido perseguido por el fantasma del alcoholismo. Tras una aparente calma, y una lucha de 15 años contra su adicción, acaba de ser detenido tras provocar un accidente de tránsito al conducir en estado de ebriedad. 

El portal de farándula TMZ publicó que el domingo por la tarde, en Malibú (California), Rhys Meyers chocó su vehículo, sin provocar consecuencias graves ni afectar a otro motorizado. Sin embargo, la policía acudió ante la denuncia de vecinos y, al someterlo a una prueba de alcoholemia, descubrió que superaba ampliamente el límite legal de la tasa de alcohol permitida en sangre. 

El actor fue arrestado y actualmente sigue detenido en dependencias policiales.

Desde 2005, el rostro de campañas publicitarias de Versace y Hugo Boss y protagonista de series como Vikingos y Los Tudor ha entrado y salido de rehabilitación hasta seis veces.

En medio de sus internaciones, protagonizó titulares por quebrantar el orden público en el aeropuerto de Dublín (2007), por amenazar con matar a tres policías en el aeropuerto parisino de Charles de Gaulle (2009), por insultar a miembros del personal por no querer servirle más alcohol a las 7 de la mañana en el aeropuerto de Nueva York (2010), y, nuevamente en el aeropuerto dublinés, por estar demasiado borracho para embarcar un vuelo (2017), entre otros. Además, fue suspendido de por vida de volar con United Airlines por su comportamiento "agresivo" y "perjudicial".​

Hasta el momento, el actor ni sus representantes han emitido declaraciones.