Escucha esta nota aquí

El tenista serbio Novak Djokovic está a un paso de hacerse con los cuatros títulos de Grand Slam de la temporada, una gesta inalcanzable en más de medio siglo, con el ruso Daniil Medvedev como último obstáculo en la final del Abierto de Estados Unidos.

En su histórica cuenta atrás, Djokovic superó en las semifinales del viernes al último jugador capaz de batirle, el alemán Alexander Zverev.

En otra prueba de su dominio, el número uno mundial se tomó la revancha de su derrota en los Juegos de Tokio-2020 y venció a Zverev por 4-6, 6-2, 6-4, 4-6 y 6-2 en tres horas y 33 minutos de juego.

A Djokovic le falta una victoria el domingo ante Medvedev, en una final entre el número uno y el dos del mundo, para coronar el Grand Slam: la consecución en una misma temporada de los cuatro torneos grandes de la ATP.

"Solo queda un partido y vamos a ponerlo todo", avisó Djokovic sobre la misma pista. "Voy a poner mi corazón, mi alma y mi cuerpo en ello. Voy a tratar el siguiente partido como si fuera el último de mi carrera".

El último tenista masculino que logró la gesta fue en 1969 el australiano Rod Laver, quien acudió a Flushing Meadows (Nueva York) a sus 83 años para ver a su posible sucesor.

Una cuarta corona del US Open le brindaría también a Djokovic su 21º título de Grand Slam, superando en esa carrera a Roger Federer y Rafa Nadal, que suman 20.

Ante los medios, Djokovic rehuyó otra vez las preguntas sobre la gesta citando una mítica frase de Kobe Bryant, el fallecido astro de Los Angeles Lakers.

"¿Por qué debería estar contento? El trabajo no está hecho", dijo el serbio. "Esa es la actitud que tengo".

"La emoción está ahí. La motivación está ahí, sin duda, probablemente más que nunca. Pero falta una más", recuerda.

- "El más grande" -

En su camino hacia la cima del tenis, Djokovic tuvo tiempo de vengarse el viernes de Alexander Zverev, el jugador que frustró su objetivo de añadir el oro olímpico a una temporada histórica, ganándole en las semifinales de Tokio-2020.

El alemán, quien se quedó con la medalla dorada, dejó escapar un set de ventaja ante un Djokovic que ha devorado a sus últimos 27 rivales en partidos de Grand Slam.

El espigado alemán, sin títulos grandes a sus 24 años, llevó el choque hasta el quinto set pero Djokovic elevó su juego en el momento que más lo necesitaba.

La presión y el tenis inexpugnable de Djokovic acabaron por quebrar a Zverev mientras 'Nole', a sus 34 años, se inscribió para su final número 31 de Grand Slam.

"Está rompiendo todos los récords que hay. Si miras las estadísticas, si te fijas en el puro juego del tenis, es el más grande de todos los tiempos", reconoció Zverev.

"Nadie está ahí con él. Tiene el mayor número de semanas como número uno del mundo, de títulos de Masters 1000, probablemente de Grand Slams. Y tiene la posibilidad de ganar los cuatro en el mismo año. ¿Cómo se puede competir con eso?", preguntó frente a la prensa.

- Medvedev, a la tercera-

En la primera semifinal, Daniil Medvedev barrió el viernes al joven canadiense Félix Auger-Aliassime por 6-4, 7-5 y 6-2.

A sus 25 años, el ruso confía en que su tercera final de Grand Slam sea la definitiva para alzar su primer trofeo, aunque para ello tendrá que frenar la racha de 27 victorias seguidas de 'Nole' en torneos grandes.

"Todos sabemos lo que persigue Novak", dijo Medvedev. "Lo único que puedo hacer es intentar jugar lo mejor posible". 

"Si puedo lograrlo, probablemente estaré en algún lugar de los libros de historia por no dejarle hacerlo", afirmó. "Pero realmente no me importa. Creo que se trata más de él, de que le afecte".

Djokovic y Medvedev ya se encontraron a inicios de año en la final del Abierto de Australia, con victoria del serbio en tres sets. 

El ruso también cayó en la final del US Open de 2019 ante Rafa Nadal.

"He perdido dos finales. Quiero ganar la tercera. Nunca se sabe lo que va a pasar, pero voy a intentarlo más que las dos primeras veces", aseguró.

En su recorrido por este US Open, Medvedev solo ha concedido un set a sus rivales, lo que puede reservarle una valiosa energía para la batalla que le espera. 

Comentarios