Escucha esta nota aquí

La estrella rusa del tenis Maria Sharapova, ganadora de cinco torneos del Grand Slam, anunció este miércoles su retirada, en una columna publicada por las revistas de moda Vogue y Vanity Fair.

"Tenis – te digo adiós", escribe la rusa de 32 años. "Tras 28 años y cinco títulos del Grand Slam, estoy lista para escalar otra montaña en un terreno diferente", añadió la deportista, que llegó a ser número uno mundial. 

La exnúmero 1 mundial, ganadora de la Copa Federación y plata en los Juegos Olímpicos de Londres, tuvo que parar durante casi dos años por el consumo del producto dopante meldonium, luego de la sanción que le impusieron.

Después de regresar a las canchas, la rusa nunca encontró su mejor momento deportivo, por lo que decidió ponerle fin a su carrera.

Su biografía

Según la los padres de la tenista rusa abandonaron Bielorrusia tras la catástrofe en la central nuclear de Chernobyl y emigraron a Siberia, donde nació ella el 19 de abril de 1987, menos de doce meses después del fatídico accidente.

Cuando la tenista acababa de cumplir los tres años de edad, su familia se trasladó al balneario de Sochi, a orillas del Mar Negro, donde a los cuatro años agarró la primera raqueta, un regalo del padre del tenis ruso Yevgueni Kafelnikov.

Durante unas pruebas en Moscú, la tenista norteamericana de origen checo Martina Navratilova aconsejó al padre de Sharapova, Yuri, que se enrolaran en una academia de tenis en Florida.

En 1994 Yuri Sharapov, con dos billetes de avión y 700 dólares en el bolsillo, emigró con su hija, María, de 7 años, rumbo a Estados Unidos en búsqueda de fortuna.

El famoso Nick Bolletieri, descubridor de talentos como Agassi o Courier, no tardó en apreciar el talento natural de María, mientras su padre pagaba el alquiler y las cuentas trabajando en la construcción.

La madre de la tenista vio denegada en varias ocasiones el visado de entrada y no se reunió con ellos hasta dos años más tarde.

Con 9 años y tras obtener una beca, Sharapova ya había conseguido sus primeros contratos publicitarios con Prince, marca de raquetas de tenis, y Nike, y a los 15 ya fue finalista junior de los abiertos de Australia y Wimbledom, en los que se batió con jugadoras dos y tres años mayores.