Escucha esta nota aquí

"Un partido lógico y positivo", así calificó Rafael Nadal (2º ATP) su triunfo ante el bielorruso Egor Gerasimov (6-4, 6-4 y 6-2), este lunes en la primera ronda de Roland Garros, el inicio del camino hacia su 13º título en la capital francesa.

En una Philippe Chatrier a cielo descubierto, gracias a la tregua que dio la lluvia por la tarde, y con menos de 1.000 personas debido a las restricciones por la pandemia, Nadal se mostró sólido pero sin alardes.

"Estoy muy contento de estar aquí. Es un año muy difícil para todo el mundo, espero que el año que viene la situación cambie. Espero que el público vuelva", señaló Nadal en francés nada más terminar el duelo ante el 83º de la ATP.

- Segunda ronda ante McDonald -

Nadal buscará en París su 20º título en un Grand Slam, con el que igualaría el récord de Roger Federer. En segunda ronda jugará con el estadounidense Mackenzie McDonald (236º), vencedor del canadiense Steven Diez (4-6, 6-3, 6-3 y 6-4) este lunes.

"Las condiciones son muy complicadas, para mí este año es especial, como para todos. Es un buen comienzo, estoy en la segunda ronda, ahora a volver al hotel, tomar un buen desayuno y a preparar el segundo", añadió.

Hasta el comienzo del tercer set, Nadal había convertido las dos bolas de break que había obtenido, sin conceder ninguna. 

Finalmente cedió su servicio, al comienzo de esta tercera manga con un error de revés, pero rápidamente lo recuperó, ganando los seis últimos juegos del partido, los cuatro finales después de que Gerasimov se doblara el tobillo derecho y necesitara asistencia médica.

Con 32 golpes ganadores y 20 errores no forzados en poco más de dos horas, Nadal ofreció un partido sobrio.

"Voy a jugar mis partidos con la actitud más positiva posible, voy a dar lo mejor, esto es un buen comienzo", avisó Nadal.

- 'Todos los golpes con intención' -

Su videoconferencia posterior al choque giró en torno a sus palabras del viernes, cuando dijo que el torneo tenía "las peores condiciones" para su juego.

"No me quejé, expliqué la situación real. Es un Roland Garros diferente, jugamos en el mismo sitio, pero es muy diferente", señaló. "Pero esto no me quita un ápice de positivismo", añadió.

Nadal también se mostró descontento con las nuevas pelotas. En su primera toma de contacto en competición, avisó de que era él quien se tenía que adaptar a las bolas y ofreció pistas de cómo será su juego estas dos semanas.

"Con estas condiciones no puedo permitirme jugar pasivo, todos los golpes tienen que tener intención. Cuando se baja, la bola deja de dañar. Hay que buscar la manera de hacer daño con estas condiciones", señaló.

"Si no juego profundo es mi error, me tengo que adaptar. No es una bola muy viva y si le añades el frío, es más difícil buscar efectos. Me adapto a lo que hay", insistió.

"Tengo que tener los sentidos despiertos para encontrar la forma de jugar este torneo para tener más opciones de ganar", avisó.