Escucha esta nota aquí

La tenista japonesa Naomi Osaka, campeona del Abierto de Estados Unidos en 2018, avanzó a los octavos de final del Grand Slam en la jornada del viernes.

En el arranque de la jornada Osaka, cuarta sembrada del torneo, tuvo que pelear más de lo previsto ante la joven ucraniana Marta Kostyuk para vencerla por 6-3, 6-7 (7-4) y 6-2.

Kostyuk, número 137 de WTA, no se dejó intimidar por la ex número uno mundial, a quien puso en aprietos hasta forzarle a jugar un tercer set, en el que tuvo cinco pelotas para romperle el servicio y colocarse con ventaja de 3-1.

"Honestamente, no sé cómo lo gané", dijo Osaka sobre ese juego. "Probablemente por experiencia. Ella es muy joven y yo tengo más partidos como éste".

Por tercer partido consecutivo, Osaka lució una mascarilla con el nombre de una víctima de los abusos policiales en Estados Unidos.

Este viernes la japonesa reivindicó a Ahmaud Arbery, el joven afroestadounidense de 25 años asesinado en febrero en Brunswick, Georgia (sur), cuando hacía ejercicio por un barrio residencial y dos hombres blancos, un padre y su hijo, le dispararon a plena luz del día.

"Me gustaría que todo el mundo sepa que esa muerte era completamente evitable. No tenía que haber pasado, ninguna de esas muertes debió pasar", dijo Osaka, que ha traído a Nueva York siete mascarillas con el nombre de víctimas emblemáticas, una por cada partido hasta la final.

"Solo quiero que todo el mundo conozca estos nombres mejor", afirmó.

La japonesa es una de las principales favoritas en Nueva York ante la renuncia a participar de las dos primeras del ranking WTA, Ashleigh Barty y Simona Halep, y la temprana eliminación de la primera sembrada, Karolina Pliskova. Su rival en los octavos de final será la estonia Anett Kontaveit (21 de WTA).

Otro de los cruces de octavos será entre la estadounidense Jennifer Brady y la alemana Angelique Kerber, ex número uno mundial.

Brady, ganadora del torneo de Lexington (Estados Unidos) a mediados de agosto, venció este viernes por 6-3 y 6-3 a la francesa Caroline Garcia, que el miércoles dio la gran sorpresa hasta ahora del torneo al eliminar a Pliskova.