Escucha esta nota aquí

Dominic Thiem, Daniil Medvedev y Alexander Zverev son los tres jugadores mejor posicionados en el Abierto de Estados Unidos para conquistar el primer Grand Slam que ha dejado libre el 'Big Three' del tenis (Djokovic, Nadal y Federer) desde 2016. 

- Dominic Thiem (Austriaco, 27 años, 3º ranking ATP)

El austriaco ha estado amenazando la supremacía de los tres grandes desde hace varios años. Un adicto al trabajo, el número tres mundial está golpeando cada vez más fuerte y ya estuvo cerca de dar en el blanco en Roland Garros en dos ocasiones. 

Solo el rey de la tierra batida, Rafael Nadal, fue capaz de detenerlo en dos finales del torneo de París, cómodamente en 2018 y con más dificultad en 2019. El pasado febrero, en la final del Abierto de Australia contra Djokovic, Thiem demostró que estaba listo para convertirse en el jugador número 150 de la historia en sumarse a la lista de ganadores de un Grand Slam. 

El austriaco obligó al número uno mundial, considerado el mejor en pista dura, a luchar cinco sets para asegurar su octavo trofeo en Melbourne. 

- Daniil Medvedev (Ruso, 24 años, 5º ranking ATP)

Medvedev tuvo una asombrosa temporada de pista dura el año pasado que culminó con su primer título de Masters 1000 en Cincinnati, seguido de una final épica en el US Open donde empujó a Nadal al límite.

Pero este año, aunque establecido entre los cinco mejores, fue eliminado en los octavos del Abierto de Australia y en los cuartos del Masters 1000 de Cincinnati.
En Flushing Meadows, por ahora ha sido uno de los jugadores más dominadores en las cuatro primeras rondas. El ruso es el único que no ha cedido un set y solo ha estado 7 horas y 28 minutos en la pista.

- Alexander Zverev (Alemán, 23 años, 7º ranking ATP)

Dentro de la nueva generación de tenistas, llamada a suceder a los tres gigantes en el palmarés de los 'Majors', el alemán fue el más rápido en eclosionar pero también a quien se lleva más tiempo esperando en una gran final. 

Ascendió al número tres del mundo en 2017 a los 20 años (el jugador más joven en llegar a ese nivel desde Djokovic en 2007). Conquistó el primero de sus tres Masters 1000 en Roma en 2017 a los 20 años (también un récord de precocidad desde Djokovic en 2007). Pero nunca ha acabado de explotar en un Grand Slam.
Su mejor resultado hasta la fecha es una semifinal del último Abierto de Australia. En Flushing Meadows, la salida de Djokovic y la temprana eliminación de Stefanos Tsitsipas (cuarto sembrado), le despejó el camino de favoritos hacia la final del domingo.