Escucha esta nota aquí

El fiscal Luis Fernando Atanasio, integrante de la comisión que investiga el caso fraude electoral, informó que 30.000 solicitudes de validación por minuto alertaron sobre las irregularidades en los comicios generales de octubre de 2019, anulados posteriormente.

A la conclusión de la inspección técnica ocular, el investigador detalló que ese flujo anormal de información sobre la votación fue el detonante para que se paralizara el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP).

“En todo el transcurso de las elecciones había un nivel regular, pero llegado el momento la transmisión de datos se disparó, fueron miles de solicitudes de validación que comenzaron a emerger. La empresa auditora puso en conocimiento de los vocales, ellos fueron a la unidad informática y comenzaron a buscar responsables, realizaron el reclamo a Neotec sobre por qué se realizó la fluctuación violenta de datos, y ahí identificaron al servidor no autorizado”, contó el integrante del Ministerio Público.

Ayer esa instancia anunció una pericia informática a los datos, debido a que el informe de auditoría de la OEA solo detectó las irregularidades del día de la votación, pero se debe ir más a fondo para recabar datos más amplios y precisos.

“Ese servidor realizaba la fluctuación de datos, se reunieron para ver lo que sucedía, los vocales encararon a la persona que contrataron y él manifestó sus argumentos, que se había olvidado acreditar ese servidor y dijo que no iba a afectar el cómputo de los datos, sin embargo, comenzaron a verificar y una de las decisiones que tomaron fue que para que no haya duda se realice la paralización de la difusión de datos”, acotó Atanasio.

Los testigos involucrados identificaron a Lucy Cruz como la vocal que en ese momento ordenó que se paralizara el flujo de la información, explicando que se identificó la presunta comisión de delitos de corrupción y electorales.