Escucha esta nota aquí

El miércoles se reunió el Consejo Evaluador y Calificador de Méritos y aprobó el Escalafón Diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores. Este Consejo logró incorporar a 322 profesionales diplomáticos, quienes desde julio presentaron sus documentos y fueron evaluados, informó ayer la canciller Karen Longaric.


De este listado, que constituye escalafón de todas estas personas incorporadas, hay muchas que trabajan en el servicio central de Cancillería, en nuestras embajadas y consulados. Otras están en el servicio pasivo, momentáneamente están desempeñando otras funciones en su vida profesional, pero han sido consideradas en dicho escalafón por sus capacidades y sus méritos”, dijo la jefa de la diplomacia boliviana.


Según la explicación de la autoridad, son 135 personas en el servicio activo, es decir, estudiantes de la Academia Diplomática o personas que hayan tenido formación de ese ámbito. Hay otro grupo de 187 personas que forman el servicio pasivo.


Según la Canciller, ella designó los niveles jerárquicos de las delegaciones diplomáticas y casi la mitad del personal que trabaja en las embajadas y consulados continúan en sus cargos. Según el portal del Ministerio de Relaciones Exteriores, son 32 embajadas que tiene Bolivia en el mundo; 36 consulados, la mayoría de estas oficinas están en Argentina y cinco representaciones permanentes ante organismos internacionales.


Exilio Dorado


La Canciller explicó que se realizó un estudio retroactivo de toda la historia de la diplomacia boliviana y este estudio dio cuenta que, anteriormente, el 85 % de los casos en el servicio exterior era ocupado por personas que tenían recomendaciones políticas, “es decir que tenían un aval político, solo había un escaso 15 % que eran funcionarios de carrera diplomática”.


Aseguró que en los 10 meses que le tocó dirigir este despacho las cifras se invirtieron y ahora el 87 por ciento de los funcionarios que designó en su gestión son profesionales diplomáticos y admitió que el 13 por ciento fue designado por recomendación política. “Tengo el orgullo de decir que, por primera vez, está profesionalizada e institucionalizada la carrera diplomática”.


Los gobiernos de turno siempre consideraron el servicio exterior como el “exilio dorado” de los políticos. Exministros, exdirigentes y hasta legisladores fueron llevados por los distintos gobiernos a las embajadas.


Cuando ingresó el MAS, el primer Canciller, David Choquehuanca, hoy candidato del MAS, dijo que eliminarían el premio político y designarían a personas que sean diplomáticos de carrera. Pero eso nunca ocurrió y empeoraron el servicio diplomático con la designación de dirigentes y ex ministros que fueron acomodados en las embajadas y consulados. El MAS copó incluso los cargos menores de las embajadas para colocar a sus militantes.


La selección


Según los exestudiantes de la Academia Diplomática, el 7 de julio de este año les enviaron una convocatoria para que se integren al escalafón diplomático, que había sido enterrado por el anterior gobierno, la convocatoria realizaba exigencias académicas. La propia Canciller dijo que muchos estudiantes de la Academia Diplomática abandonaron esta carrera y decidieron incursionar en otros ámbitos.


La incorporación al escalafón diplomático tenía dos requisitos muy simples, un formulario que publicó la Cancillería, el cual debía ser llenado por los postulantes. El segundo requisito era una carta dirigida a la misma canciller y fueron convocados incluso los estudiantes de la Academia Diplomática entre los años 2006 y 2019.


Longaric dijo que ahora está conformado el escalafón con ocho tipos de personal dentro de las delegaciones, tercer secretario, que es el rango más inferior en el servicio exterior; segundo secretario y primer secretario. Luego vienen los consejeros, ministro consejero, ministro de primera y embajador.