Escucha esta nota aquí

La presidenta Jeanine Áñez felicitó al equipo de la Procuraduría General del Estado boliviano por la denuncia que presentó ante la Corte Penal Internacional (CPI) en contra del exmandatario y líder del MAS, Evo Morales, acusado de incurrir en delitos de lesa humanidad durante los 14 años que estuvo en el poder en Bolivia.

El mensaje de Áñez, divulgado vía Twitter, se produce momentos en que representantes de la izquierda internacional se pronuncian por las redes sociales para solidarizarse con Evo Morales y con Rafael Correa, los expresidentes de Bolivia y de Ecuador, respectivamente, que fueron impedidos por la justicia de participar en los procesos electorales en sus respectivos países. Ambos son acusados de incurrir en irregularidades durante sus mandatos.

"Felicito el gran trabajo de la @PGN_Bolivia ante la Corte Penal Internacional de La Haya, presentando la denuncia de Estado contra Evo Morales por delitos de lesa humanidad. La impunidad No tiene cabida. La justicia llegará", escribió Áñez en su cuenta oficial de Twitter.

Desde Brasil, el excanciller de ese país Celso Amorims grabó un vídeo para el Grupo de Puebla en el que expresa su solidaridad con Morales, que fue inhabilitado por la justicia de postularse como candidato al Senado. 

El líder del MAS, que renunció a la Presidencia en noviembre del año pasado acusado de propiciar un fraude electoral, enfrenta procesos por terrorismo, sedición y por abuso sexual en contra de menores de edad. Amorim también se pronunció por Correa que está impedido de postularse a la Vicepresidencia de Ecuador.

Otro excanciller, pero esta vez de Argentina, Jorge Taiana calificó como un  luto para la democracia de la región la proscripción de la candidatura de Correa en Ecuador y la inhabilitación de Morales para el Senado boliviano.

Evo Morales se encuentra con refugio político en Argentina, país al que llegó en diciembre del año pasado después de permanecer por más de un mes en México, donde se resguardó inicialmente junto a su exvicepresidente Álvaro García Linera y la exministra de Salud Gabriela Montaño.