Escucha esta nota aquí

La presidenta Jeanine Áñez aseguró este miércoles que los “populistas autoritarios” no retornarán a Bolivia mientras ella esté en el Gobierno, a tiempo de enfatizar que no se tolerarán hechos de violencia durante las elecciones generales del 18 de octubre.

Áñez preside la reunión del Gabinete ampliado, que comienza a perfilar la transición con la nueva administración que resulte victoriosa en los comicios. Manifestó que el MAS no tiene un proyecto de país sino estrategias para usar el sistema democrático para quedarse en el poder.

“Los populistas autoritarios, mientras nosotros seamos Gobierno, no tienen ninguna oportunidad de retornar al país, eso ya lo hemos advertido y lo vamos a sostener. Que sigan amenazando, pero nosotros los vamos a enfrentar”, afirmó la mandataria.

Ratificó que su Gobierno superó muchas crisis desde noviembre de 2019, como la convulsión por el fraude en las elecciones, la pandemia del Covid-19, los bloqueos por la fecha de las elecciones y la crisis económica originada por la pandemia. “Soy una convencida de que hemos hecho todos los esfuerzos para sacar a Bolivia adelante”, dijo.

Áñez también señaló que “si ahora nos están volviendo a amenazar, el miedo se lo perdimos hace rato y ya tenemos experiencia para volverlos a frenar. Si ellos quieren salir a las calles, volver a convulsionar el país, en este tiempo, en el que estamos en elecciones transparentes, democráticas, donde se va a respetar el voto de cada ciudadano, ahí nos van a encontrar, ahí los vamos a volver a frenar”.

Restan 11 días para que la población acuda nuevamente a las urnas y existen voces desde el MAS que adelantan “la toma del poder en las calles” si no resultan victoriosos, mientras que se registran hechos de violencia y acoso contra candidatos y autoridades del ente electoral.