Escucha esta nota aquí

Luis Arce, candidato presidencial del MAS,  y Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, festejaron la determinación. Los presidentes de la bancada del MAS en el Senado, Efraín Chambi, y en Diputados, Betty Yañíquez, declararon que el partido de Evo Morales apoyará completamente las demandas del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que anunció el envío de un proyecto de ley que establece el 6 de septiembre como nueva fecha tope para la realización de las elecciones generales.

"El MAS le ha dado la certeza a los bolivianos, a las bolivianas, de que este año habrá elecciones y que éstas se van a realizar máximo el próximo 6 de septiembre. Esperamos que el TSE tome las previsiones para que esto se cumpla y que, adicionalmente, en la fecha elegida se provea todo el material de bioseguridad para los jurados y todos los que participen. Nosotros hemos cumplido con el pueblo boliviano y lo seguiremos haciendo, velando por la salud y por todos sus intereses", declaró el candidato del partido azul, Luis Arce Catacora. 

"Apoyaremos completamente las demandas del órgano electoral", dijo Efraín  Chambi, mientras que Yañíquez adelantó que la Asamblea "esperará el proyecto que será enviado por el ente electoral y priorizará la salud y la vida antes que intereses políticos".

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, tras reunirse con los jefes y representantes de los partidos políticos, anunció este martes en una conferencia de prensa que la Sala Plena presentará una nueva ley a la Asamblea Legislativa para modificar las elecciones con el 6 de septiembre como margen máximo.

"Hoy el TSE enviará un proyecto de ley con el 6 de septiembre como un nuevo rango máximo para la realización de las elecciones. Este fue resultado de un paciente proceso de negociación. El TSE asumió la iniciativa del diálogo y contó con el apoyo de Naciones Unidas, la Unión Europea y la Iglesia católica", dijo Romero. 

La importancia de esta concertación se destaca, según Romero, en la prioridad que se le da a la protección de la salud, pues el país necesita enfrentar el coronavirus. "Compartimos el duelo de las familias que perdieron a uno de los suyos", aseveró.

Bolivia necesita un proceso para dar un piso firme. Con este proyecto de ley se abre un compás de espera en el reinicio del calendario electoral.  "Los resultados del diálogo transmiten un mensaje de tranquilidad social, el TSE navegó con el apoyo a la ley y la seriedad técnica", reforzó Romero.

La ley vigente marca el primer domingo de agosto como fecha tope para la realización de los comicios. Esta norma fue impuesta por los dos tercios del MAS. Sin embargo, el líder de ese partido, Evo Morales marcó en un post de Twitter un giro completo, porque se manifestó a favor de una nueva postergación de los comicios debido a la pandemia.

Durante el fin de semana, Salvador Romero se comunicó  con los jefes de los partidos para consensuar que las elecciones sean en septiembre. La clave fue conseguir el apoyo del MAS, que tiene poder de decisión. 

Por su parte, el expresidente y candidato por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, recibió con muy buen agrado la idea.

Mesa estuvo en el TSE y destacó el acuerdo. "Estamos ante un desafío superior a nuestros intereses, y se tiene que cuidar la salud, su preservación. Por eso la postergación de la fecha que en principio se planteó (2 de agosto)".

El candidato dijo que el acuerdo era necesario ante la "necesidad de superar un momento político complicado, que tiene que terminar con la transitoriedad y garantizar la continuidad de la democracia a partir de un gobierno electo en las urnas de forma transparente clara y segura. En ese contexto, Comunidad Ciudadana expresa su respaldo a lo que fueron las consultas previas que hizo el ente electoral y el apoyo en la fecha".

Los otros en desacuerdo

En el otro lado de la vereda, ningún candidato ni representante de Juntos, la alianza oficialista asistió a la reunión previa al anuncio realizado en la conferencia de prensa de Salvador Romero. Fuentes cercanas al Gobierno aseguraron que se ve que septiembre es aún muy pronto, por la amenaza de la pandemia. 

En un comunicado, la alianza Juntos hizo un llamado al TSE “para que defina de una vez por todas una fecha para las siguientes elecciones presidenciales. La fecha que sea determinada por el TSE será acatada democráticamente por nuestra alianza”, dice el documento, donde también se puntualiza que se debe tomar en cuenta lo principal, “que es la salud (del pueblo) y el debido cuidado para evitar contagios en las campañas electorales y en el día de la elección. Para ello el TSE debe escuchar los criterios científicos y médicos sobre la pandemia”.

El asambleísta paceño y candidato por Juntos, Edwin Herrera, manifestó que el TSE "tiene la responsabilidad de asumir una fecha, que lo haga, nosotros lo acataremos, pero tomando en cuenta que debe precautelar la salud". Admitió que hubo una ronda de consultas, pero ninguna reunión antes de esta decisión.

De igual forma, el candidato de Libre-21, Jorge Quiroga, puntualizó que " si bien el país entero necesita un gobierno con capacidad, credibilidad, pero sobre todo con legitimidad, es imposible salir a votar en medio del coronavirus. Lo mejor era dejar a criterio del TSE  la recomendación sanitaria acerca de la fecha de las elecciones".

En la misma línea, la alianza Creemos manifestó que no está de acuerdo con que se fije una fecha porque considera que el único camino democrático y legal es la convocatoria a un nuevo proceso, cuando las condiciones sanitarias así lo permitan, con una nueva auditoría que desmonte de raíz "el fraude del MAS"; que se modifiquen las circunscripciones para que cada boliviano represente un voto, y que se abra el padrón para incluir a los nuevos votantes.