Escucha esta nota aquí

Vivieron momentos tensos. La casa del presidente del Tribunal Electoral Departamental (TDE) de Santa Cruz, Saúl Paniagua, fue atacada en las últimas horas e integrantes de su familia sufren acoso. Los hechos se atribuyen a personas pagadas que rechazan la investigación del caso fraude electoral y buscan desestabilizar los comicios generales en curso.

“No puedo decir (que es gente del MAS), pero de dónde viene, qué intereses están defendiendo, de Santa Cruz o intereses que no se deben tocar ni esclarecer, qué es lo que pasa. Es triste todo esto, porque se revela una situación en la que nos quieren poner a la defensiva y eso no puede ser o no quieren que haya elecciones”, dijo la autoridad en entrevista con EL DEBER.

Imágenes que circularon en la víspera muestran cómo sus familiares son increpados por personas que se apostaron frente a su domicilio. Antes también estuvieron “protestando” en puertas del ente electoral cruceño.  

Paniagua sostiene que “hay gente que solventa, que paga para que haya todo esto”, asegurando que no se gesta de forma espontánea. Insta también a la Policía Boliviana a actuar de forma preventiva y no disuasiva, porque teme que se produzcan desenlaces lamentables.

Imágenes de los hechos:

“La Policía tiene que ser preventiva, no disuasiva, no esperar que haya un desenlace tan deleznable, hay gente identificada y el Ministerio Público debiera actuar. Nos dijeron toda clase de improperios, de dónde viene esto, nosotros estamos realizando una labor y parece que les molesta que uno investigue”, recalcó Paniagua.

Integrantes de la entidad del orden intervinieron anoche, desalojando a quienes se encontraban frente a su casa. “Estamos desprotegidos, hay gente que usa a personas de la calle, hablan a nombre de plataformas, agreden a la familia y eso es cobardía”, lamentó.

Según Paniagua, la presidencia de la Cámara de Diputados le envió un pedido de informe sobre la documentación que encontró la Procuraduría en galpones, actas y papeletas utilizadas en el proceso electoral de octubre de 2019, anulado por fraude.

“Estamos en la recta final de esta actividad, es un cargo social, yo lo hago con cariño y encima esto, como para decir ‘ya, de una vez’, es que hay temas pendientes”, agregó el presidente del TDE, que hace un par de semanas había presentado su renuncia al cargo, pero luego la revirtió.