Escucha esta nota aquí

Bolivia inició este domingo, 7 de marzo, su segunda elección en plena pandemia del Covid-19, esta vez en medio de la desescalada de los contagios. Un proceso en el que está en juego la hegemonía del MAS, que, en la anterior votación, en 2015, obtuvo seis de las nueve gobernaciones y 227 de las 337 alcaldías del país.

Tal como sucedió en el proceso general, en octubre de la pasada gestión, se adoptan medidas de bioseguridad para evitar que la votación no influya en el incremento de casos, por lo que se dividió a los votantes en dos grupos, según su terminación de cédula de identidad, y se controla el distanciamiento social en los recintos, entre otras medidas.

Son 7.115.177 personas que definirán en las urnas quiénes serán sus gobernadores, alcaldes, asambleístas departamentales, concejales y representantes indígenas, de entre unos 20.000 candidatos.

El proceso tiene lugar un año después de la fecha en la que debía realizarse y fue postergado, al igual que la votación nacional, por la presencia del coronavirus, que ocasionó que las actuales autoridades prorroguen sus mandatos.

La norma indica que, desde las 20:00, se podrán comenzar a dar datos sobre el sufragio, mientras que personas mayores de 60 años, mujeres embarazadas o con cinco hijos, y personas con capacidades diferentes tienen prioridad en las filas para votar.

Hoy se definirán nueve gobernaciones, uno por departamento. En Tarija, Santa Cruz y Pando, la papeleta de sufragio incluye la posibilidad de elegir a un vicegobernador o vicegobernadora en el marco de sus estatutos autonómicos. En el caso del departamento del Beni se eligen a ocho subgobernadores provinciales y 19 corregidores.

También se designará a 144 asambleístas por territorio y 103 asambleístas por población (a excepción de Beni), además de 25 legisladores indígenas (exceptuando en Potosí). Por ende, tras la contienda de este domingo, 336 alcaldes y 2.008 concejales llegarán a esos cargos.

Además, existe la autonomía regional del Gran Chaco en Tarija. Allí se elegirá a un ejecutivo regional, dos ejecutivos o ejecutivas de desarrollo y 12 asambleístas.

En el caso de los municipios, solo un voto podrá definir la elección, mientras que, en el caso de las autoridades departamentales, los postulantes deben obtener al menos 40 por ciento del voto y 10 por ciento de diferencia con respecto al segundo, en regiones de occidente, mientras que, en las poblaciones que cuentan con estatutos autonómicos, los postulantes requieren el 50 por ciento más uno de los votos.

Una segunda vuelta está prevista para el 11 de abril y la posesión de los nuevos titulares, una vez se dé por cerrado el proceso, tendría lugar a finales del siguiente mes o inicios de mayo.

Comentarios