Escucha esta nota aquí

Para el 5 de octubre está fijado el inicio de la inspección técnica ocular del caso fraude electoral, que debió realizarse ayer, pero que fue suspendida por la ausencia de la exvocal Lidia Iriarte, que cumple detención domiciliaria en Cochabamba.

Se trata de uno de los últimos procedimientos investigativos, antes que la Fiscalía emita la acusación contra los responsables de las irregularidades en los comicios de 2019 e inicie el juicio oral.

Uno de los fiscales asignados al caso, Alexis Vilela, señaló que con ese procedimiento “vamos a determinar cuál ha sido la participación de cada ciudadano durante el tiempo de la elección del 2019, es decir, del 20 de octubre en adelante, para poder saber la participación de cada uno de los sindicados”.

A mediados de agosto el Tribunal Supremo Electoral (TSE) subsanó su querella e identificó a los presuntos autores del fraude que benefició al MAS, que ocasionó la anulación de los comicios, ocasionando un periodo de convulsión social.

El proceso fue iniciado por la supuesta comisión de los delitos de falsificación de documentos, uso de instrumento falsificado, manipulación informática, alteración y ocultación de resultados, que están previstos en la Ley 026 del Régimen Electoral.

Sin embargo, la rectificación del TSE también incluye las figuras penales de resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, incumplimiento de deberes y enriquecimiento ilícito, además que pide la investigación de fortunas de los implicados.

Más de 30 miembros del Órgano Electoral se encuentran investigados en este caso, entre ellos los exvocales María Eugenia Choque, Idelfonso Mamani, Antonio Costas, Lidia Iriarte, Lucy Cruz y Édgar Gonzales.