Escucha esta nota aquí

El presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, desconoce los resultados ofrecidos hasta el momento por el Tribunal Supremo Electoral y pide a la institución que ofrezca las garantías de una elección limpia y transparente. Al mismo tiempo, y mientras no se aclaren las irregularidades encontradas por sus técnicos, "no aceptamos a ningún presidente porque no estamos conformes con el acto eleccionario", matizó.

Calvo se mostró tajante para afirmar que "tenemos la prueba clara de que se manipuló y hay múltiples irregularidades. El pueblo boliviano no puede ser engañado una vez más. Ha sido un manejo hecho con pinzas el que ha engañado incluso a instituciones internacionales”.


Ante lo que cataloga como una mentira, Calvo afirma que "no vamos a reconocer los resultados, no vamos a reconocer a ese señor". Plantea que el TSE debe transparentar su actuar ante los ingenieros de sistemas que apoyan la denuncia del Comité y "tengamos la certeza, con la documentación entregada, de los resultados". Solo de esta manera "con la conciencia tranquila, podremos reconocer al presidente electo".

Durante la explicación propuesta por los responsables técnicos que han cotejado el conteo de actas consideran que hay un "manejo discrecional de lo que significaría el cómputo de su votación. Han reducido los porcentajes y votos de algunas agrupaciones políticas".

Como una muestra de las irregularidades detectadas muestra una imagen recuperada de la página de la OEP que, a día 20 de octubre a hora 9:09, reconoce un total de actas habilitadas de 34.157, lo que el sistema califica como el 100% de actas. Sin embargo, tras la interrupción de datos, aparece como actas habilitadas un total de 35.900.

En otro momento de la explicación, mostró la diferencia entre los votos registrados en el acta y los votos incorporados en el sistema. "En la mesa 1996, de Argentina, se refleja en el acta 22 votos para el MAS, pero en la página (de la OEP) esta misma mesa otorga al MAS 117 votos".

El día de ayer, el Comité solicitó a los diversos particos políticos le puedan entregar las copias de las actas para continuar con el cotejo de datos. Calvo destacó que tanto Creemos como Comunidad Ciudadana les hicieron llegar la documentación para proseguir con el control de los votos.

Además de estas irregularidades, el presidente cívico señaló que "los delegados electorales dentro del conteo han descubierto múltiples irregularidades que se han enviado al TSE". Considera que Salvador Romero, como cabeza del órgano electoral deberá responder "pensando en Bolivia".

Piden suspender el conteo oficial

El trabajo que realizan los técnicos del Comité "no se realiza de un día para otro". Y considera que "para ser responsables con Bolivia" se debe tomar el tiempo necesario.

Ante esta situación, piden al TSE que "no se emita el resultado final hasta que el pueblo boliviano pueda quedarse tranquilo y respaldado por el trabajo que realiza este quipo de ingenieros de sistemas que ha encontrado los delitos causados por el TSE".

El planteamiento propuesto desde el ente cívico propone que el TSE facilite el acceso al sistema utilizado para el cómputo de las actas como forma de verificar la transparencia del proceso, descartando así cualquier manipulación informática. Calvo considera que de esta manera "estamos hablando enserio a un país que esta desesperado y no quiere ningún engaño más".


No se aventura a adelantar las acciones de presión que podrían asumirse, aunque señala que esa decisión corresponde al directorio que "en consulta con la Asamblea de la Cruceñidad y con el pueblo boliviano" definirá las medidas adecuadas.

Reclama al TSE por no subsanar los errores de la anterior elección

Junto a la observación de las irregularidades en el conteo de actas, Calvo denunció que el TSE no corrigió las irregularidades señaladas por la OEA correspondientes a la anterior elección. Apunta, por ejemplo, a la depuración del padrón y remarca que "tampoco cambió al personal que participó en el proceso del 2019" y estaban involucrados en el fraude.

Desde la mirada legal del Comité Cívico pro Santa Cruz recordó que la suspensión del TREP fue clave para el informe de la OEA durante las pasadas elecciones. En esta ocasión, la suspensión del Direpre "ha restado toda posibilidad de ejercer un control social, se nos ha restado el derecho a la información".

Por eso, el trabajo que presentan tiene como base los aportes de la ciudadanía para poder considerar las irregularidades. No se trata de un porcentaje, sino de un sistema que hemos heredado" y que consiste en "un manejo irregular del proceso electoral".

En este sentido, el abogado Jorge Valda considera que hay "indicios suficientes y sospecha fundada de que el proceso no ha sido transparente y por tanto no se debe reconocer los resultados".

Apunta a una reincidencia en el cómputo de las actas que beneficia de manera sistemática a un mismo partido "de manera grosera". Señala que las actas alteradas se centran en el área rural y en la votación en el exterior.


Iglesia Católica pide respetar el resultado 

El presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Ricardo Centellas, exhortó este jueves a respetar los resultados de las elecciones generales y pidió que las denuncias sobre fraude electoral sean probadas.

"Como Iglesia hemos convocado a aceptar los resultados con serenidad porque no nos olvidemos que las elecciones no solucionan la crisis en Bolivia; lo más importante será cómo afrontamos la crisis que tiene Bolivia, una crisis profunda, seria", indicó el arzobispo de Sucre, en un comunicado difundido este jueves.

"Todos los números indican que el Movimiento Al Socialismo (MAS) es el ganador", aseveró Centellas y puntualizó que lo importante es "trabajar juntos para afrontar la crisis". No obstante, lamentó la lentitud del proceso de conteo de votos. "Estamos en un mundo cibernético, una cultura digital, pero el conteo se hace como en la edad de la piedra", cuestionó.

A cuatro días de las elecciones, continúa el conteo oficial en medio de denuncias y protestas en varios departamentos por un presunto fraude.

"Lo fundamental es que haya un espíritu de paz y serenidad, todo reclamo debe ser con pruebas de manera objetiva, no solamente con cálculos, ante todo tiene que primar el respeto entre unos y los otros", dijo el prelado.