Escucha esta nota aquí

Casi una semana después del sillazo de Lauca Ñ, la solución no llega al Movimiento Al Socialismo en Santa Cruz. Carlos Plaza, presidente de la Dirección Urbana del partido en función de Gobierno, explicó al programa ¡Qué Semana!, de EL DEBER Radio, que aquél día, él mismo le imploró a Morales: “Compañero Evo, escuche a las bases por primera vez”. Ese día, tras un accidentado ampliado para elegir al candidato a la Gobernación de Santa Cruz, Pedro García terminó como el ungido por Morales, pero eso no dejó tranquila a la dirigencia, que al regresar a Santa Cruz desconocieron la decisión de Chapare y volvieron a proclamar a Mario Cronenbold como el candidato a la Gobernación.

Según explicó Plaza, el exalcalde de Warnes siempre tuvo el consenso del Bloque Oriente (campesinos, bartolinas, interculturales e indígenas) y de la Dirección Urbana. Este apoyo se convirtió en reproche en algún momento, sobre todo cuando Cronenbold se mostró contrario al enjuiciamiento de Luis Fernando Camacho por supuesto golpe de Estado, pero que, pese a ello, se lo ratificó como candidato de unidad en un ampliado departamental celebrado el 12 de diciembre en Montero, reunión a la que Evo Morales decidió no asistir y la declaró nula en favor de su convocatoria a Lauca Ñ.

Allí, cuenta Plaza, entraron al coliseo de las seis federaciones solo dirigentes y bajo lista, por lo que rechaza la versión de había infiltrados en la elección del candidato, y lo primero que hizo Morales fue desahuciar la candidatura de Cronenbold por lo que el exalcalde de Warnes había dicho sobre la denuncia contra Camacho.

Al ver esta situación, los dirigentes del MAS volcaron su respaldo hacia Pedro García, de quien Plaza duda que se haya inscrito como militante del MAS y que fue proclamado por un grupo de militantes azules que no eran dirigentes. El respaldo al presentador de televisión, según el presidente de la Urbana, era en realidad un rechazo a Romero, a quien acusa de haber dividido al MAS en al menos cuatro facciones cuando era ministro de Gobierno, además que es sindicado de haber sido “cómplice del golpe de Estado”. Eso, en boca del dirigente, le ha valido el rechazo del 90% de la dirigencia oficialista.

Cuenta Plaza que antes de anunciar las candidaturas, la testera se encerró por media hora y allí se acordó que Romero sea el candidato y García vaya como vicegobernador. “El compañero Evo no tuvo la valentía de anunciar el acuerdo, y le pasó el micrófono al compañero Morató, que no quiere ser gobernador sino candidato a primer asambleísta, pero no se entendió lo que dijo. Cuando habló Pedro, dijo que bajaba su candidatura y que iría a vicegobernador. Ya cuando le pasaron el micrófono a Romero, ahí se descontroló todo”, explicó Plaza.

El dirigente de la urbana oficialista dijo que comenzaron a lanzarse sillas y comida en bolsa a la humanidad de Romero y el sillazo que aterrizó sobre la cabeza del expresidente no era para él, sino que iba dirigido al exministro. No salió de manos de un infiltrado, sino de un dirigente campesino del MAS que fue alcalde de Lagunillas.

Al compañero Evo la militancia y la dirigencia le tiene un respeto único, nadie lo quiere agredir, ese sillazo no era para él”, asegura Plaza.

Eso sí, el respeto para Morales no implica que vayan a aceptar a Romero o a García como candidatos. Las cuatro instituciones matrices del MAS están dispuestas a marchar y a bloquear para llevar a Cronendold como candidato y Plaza cree que la próxima semana habrá humo blanco.

Para la Alcaldía, ya está todo definido y han nominado a Adriana Salvatierra como la candidata. Ella también tiene el visto bueno de Evo Morales.

Comentarios