Escucha esta nota aquí

Los diputados de Podemos de España, Lucía Miriam Muñoz Dalda y Ángel Gerardo Pisarello Prados, además de los dirigentes socialistas María Teresa Mola Sainz y Francisco José Pérez Esteban son los cuatro políticos que ingresaron al país no como veedores, sino como turistas y que el Gobierno denuncia que son afines al MAS y podrían “convulsionar” el país.

Los cuatro “observadores” que Podemos envió a Bolivia para  el recuento de las elecciones del domingo llegaron a La Paz el jueves. Los políticos españoles han declarado en el control policial de inmigración que viajan por “negocios/reunión” y “turismo/visita”, según Okdiario.

Todos ellos  salieron de Madrid, pese a que su país retornó a una medida de confinamiento estricto por el rebrote del covid-19. Se trata de Gerardo Pisarello y Lucía Muñoz Dalda, ambos diputados de Podemos en el Congreso, de María Teresa Mola, afiliada al Partido Comunista de España y miembro del partido de la Izquierda Europea en Europa, y de Francisco José Pérez Esteban, de Izquierda Unida.

El viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, informó esta mañana que “hay personas que vinieron de delegados de España, pero tienen una amistad con el Movimiento Al Socialismo”. Sin mencionarlos específicamente, dijo que son cuatro personas de España “y tenemos entendido que no son veedores internacionales, vamos a ver con qué título están en Bolivia y cuál es el objetivo de ellos, esperemos que no sea para convulsionar el país”, afirmó.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, advirtió el jueves con poner entre rejas o expulsar de Bolivia a los observadores de las elecciones generales 2020 que, según él, sean causantes de generar violencia este 18 de octubre, durante la jornada de votación. "Advertimos a los agitadores y gente que busca generar violencia, no son bienvenidos. Los ponemos en un avión o entre rejas. Compórtense, sabemos quiénes son y dónde están”, dijo categóricamente.