Escucha esta nota aquí

Mediante un comunicado, la Defensoría del Pueblo expresó este viernes su rechazo a las expresiones que puedan afectar la actual campaña electoral, en referencia a las voces que surgieron desde el MAS en las últimas horas, que hablan de convulsión y la toma del poder desde las calles.

La Defensoría “lamenta" las expresiones del dirigente minero, Orlando Gutiérrez, que en una concentración de jóvenes que apoyan al MAS-IPSP en Oruro, amenazó con protestas callejeras ante un “fraude” que no le dé la victoria a Luis Arce y David Choquehuanca.

“Que lo escuche la derecha de facto, al primer intento de hacer fraude con nuestro voto, Bolivia levanta el cuarto intermedio y vamos por el poder, mis hermanos”, dijo Gutiérrez en un acto público.

A juicio de la Defensoría, esas declaraciones “no condicen con el escenario de respeto y tolerancia en que el pueblo boliviano espera que avance este proceso electoral”, recalcando que “el único camino legal para pacificar el país es el respeto al resultado del sufragio del 18 de octubre y condena cualquier llamamiento a convulsión social”.

Desde el TSE, su presidente, Salvador Romero, evitó referirse a esos dichos, pero garantizó que el proceso será limpio. Instó a que todas las personas aguarden y participen con calma del sufragio.