Escucha esta nota aquí

Bolivia asiste este domingo a las elecciones para alcaldes y gobernadores. En la cita de hoy se jugarán los nuevos espacios políticos en las regiones del país, con nuevos rostros, pero ellos podrán consolidar sus liderazgos a escala nacional hacia el 2025, solamente si es que hacen una buena gestión.

Las figuras de Eva Copa, candidata a la Alcaldía de El Alto por Jallalla; la reaparición en el escenario político electoral de Manfred Reyes Villa, que postula a la municipalidad de Cochabamba con Súmate; la candidatura de Iván Arias en La Paz por Somos Pueblo y la consolidación de Luis Fernando Camacho para la Gobernación de Santa Cruz con Creemos, representan un importante frente opositor al Gobierno de Luis Arce. Según analistas políticos consultados por EL DEBER, en caso de que estos candidatos resulten elegidos en los comicios de hoy, representarán el contrapoder al Estado central, pero también dependerá de la gestión que desarrollen durante su mandato.

Desde el Gobierno, el ministro de Justicia, Iván Lima, consideró que el escenario no tendrá grandes cambios, porque ahora los alcaldes y gobernadores de La Paz y Santa Cruz, además del alcalde de Cochabamba, son opositores al MAS y esto se puede repetir.

“El pueblo tiene un criterio diferente entre lo nacional, lo departamental y lo municipal. Estoy seguro que en el análisis posterior veremos una crítica sesgada a atribuir lo que ocurra en las urnas a los 100 días de Gobierno de Luis Arce o al rol de jefe de campaña que tuvo Evo Morales”, adelantó el ministro Lima.

Para la autoridad, cada uno de los 339 municipios y nueve departamentos tienen realidades completamente diferentes.

En el otro lado, el politólogo y docente universitario Carlos Cordero apuesta que en estas elecciones se sentarán las bases para la renovación generacional y se perfilarán los liderazgos que desplazarán a Evo Morales, Carlos Mesa, Samuel Doria Medina, y a la élite cruceña. “A Óscar Ortiz y a la misma Jeanine Áñez no los volverán a ver. Es probable que Morales intente ser candidato el 2025, pero le saldrán tres candidaturas desde adentro, una de ellas es Eva Copa”.

En criterio de Cordero, el candidato a la Alcaldía paceña Iván Arias no se conformará con permanecer en ese cargo, “seguramente irá por más”.

Por su parte, el analista Wálter Mur coincidió en que este domingo se juega la aparición de nuevos actores políticos que tendrán que compartir espacios, como la candidata a alcaldesa por El Alto, Eva Copa, que surgió en las movilizaciones de 2019, con otros que vienen del pasado, pero obtuvieron un salvoconducto de renovación, como es el caso de Manfred Reyes Villa.

Copa, al igual que el exalcalde cochabambino, recibirá un certificado de habilitación para el nuevo espacio político de Bolivia. La alteña representa la nueva sangre político, pero Reyes Villa aparentemente estaba condenado a la extinción, “pero un momento especial le permitió renovarse, que lo pone como nuevo actor, pero con un bagaje de experiencia, muy grande y muy envidiable”, afirmó Mur.

Sin embargo, el analista fue cauto cuando aseguró que Bolivia presenciará el nacimiento de nuevos espacios, pero es imposible precisar por dónde se desarrollarán. “Es muy prematuro decir que quienes ganen esta elección serán los nuevos líderes políticos, de la oposición, o los que hayan quedado al otro lado, del nuevo oficialismo”.

Hizo notar que La Paz y Cochabamba, con la irrupción de Eva Copa, Reyes Villa e incluso Iván Arias concentran la atención nacional. “Si Eva Copa gana tendrá el desafío de hacer un buen trabajo en el municipio más difícil del país. Y Manfred manejará otro en el que tiene mucha experiencia y que viene de las peores administraciones posibles, pero le da opción para conformar un escenario más promisorio que el de Copa”.

Para que la alteña se consolide a escala nacional tendrá que destacarse en la Alcaldía de El Alto. En cambio, Manfred ya tuvo una proyección nacional y “no será tan difícil volver a tenerla”, declaró Mur.

Cordero no coincidió con ese último aspecto. “Manfred querrá hacer lo que hizo Hugo Banzer en su momento, limpiar su nombre, hacer una buena gestión, pero no veo un resurgimiento, tiene que salir también nueva gente desde la derecha”.

El ministro Lima fue muy duro con Reyes Villa. “Me preocupa. El sistema judicial boliviano mostró todas sus lacras en este caso, reteniendo un proceso por cinco años sin resolverlo, con decisiones de último minuto en el TSE que hace de juez electoral, hay que pedir cuentas por eso”.

Aseguró que Manfred tiene más de 15 procesos penales y administrativos. “Ni el Poder Judicial ni el Ministerio Público pudieron cerrar los casos ni dar respuesta al ciudadano. Tendremos un alcalde que está con procesos en curso”, dijo.

Lima recalcó: “Este liderazgo es negativo y debe resolver primero sus problemas con la justicia. Soy el ministro de Transparencia y debo decirlo, voy a terminar los casos contra Manfred Reyes Villa y lamento que eso le genere malestar en el pueblo de Cochabamba, pero es mi deber y lo cumpliré de todas formas”.

Para Mur resulta paradójico que el excapitán haya pagado $us 300.000 –algo que se negó a hacer por varios años– para acceder a un puesto público cuyo salario en todo el periodo apenas cubrirá la mitad de lo cancelado. “El costo-beneficio de la transacción parece malo. No lo es. Los sueldos de servidores públicos no son precisamente el centro de la ambición. Manfred puede no entender de cálculo financiero, pero sí sabe hacer cálculo político; y el poder no tiene precio”.

Lima advirtió que la situación de Copa es diferente. “La cantidad de votos que obtuvo el presidente Arce en El Alto, que es altísimo, marcan un criterio que divide lo nacional de lo municipal.

“El Alto está con el Gobierno, es parte del MAS, que se sustenta en el apoyo que dan todos los movimientos sociales con núcleo más fuerte en esa ciudad”.

Copa estuvo hasta el último minuto de la elección de candidatos del MAS, al no ser elegida de forma orgánica, optó por candidatear por otro frente, pero ella es una persona que construyó su liderazgo desde el MAS y desde su rol como presidenta del Senado”.

El ministro recordó que tiene una muy buena relación con Copa. “Tuve el gusto de trabajar con ella cuando estaba como senadora, es una buena persona, una ciudadana que hace política, y eso es muy difícil en nuestro país. Creo que ella representará un cambio en la forma de hacer política, ojalá que mantenga la línea que tuvo hasta ahora y aporte al desarrollo de El Alto”.

Complementó que el país está en un momento que marcará una nueva generación política y ella será parte de la renovación.

El analista Paul Antonio Coca relativizó que algunos de los tres puedan perfilarse. “Hay un dato interesante que no debemos dejar de lado. Si bien estas elecciones subnacionales son una palestra, hasta el momento no hubo un solo alcalde que hubiera dejado su sillón edil y se convierta en presidente en las urnas”.

Mencionó ejemplos: El mismo Manfred, Johnny Fernández, Juan del Granado. “Por eso, la gestión es fundamental”

Otro tema interesante es que no se sabe soslayar, afirmó Mur, es cómo se consolidará el liderazgo en Santa Cruz. Si el gobernador o el alcalde elegidos tendrán musculatura a escala nacional. Afirmó que en 2020 Santa Cruz fue el centro de la política boliviana, “en la elección nacional tuvo en esa región la pelea fundamental. Ahora, en la regional y local, el centro está en La Paz y Cochabamba. No veo líderes en Santa Cruz que se proyecten a lo nacional”, manifestó.


Comentarios