Escucha esta nota aquí

Evo Morales calificó de “temeroso” al fiscal General del Estado, Juan Lanchipa. El expresidente considera que las protestas que exigen su renuncia buscan convulsionar el país para que se suspendan nuevamente las elecciones generales.

Durante las últimas jornadas existieron protestas contra el titular del Ministerio Público en Sucre, exigiendo su dimisión. Además, existe un proceso judicial en su contra, debido a que, presuntamente, habría alterado un proceso para  postular al cargo que actualmente ejerce.

Desde su refugio en Argentina, el jefe del MAS considera que la gestión de Lanchipa es “más o menos”, indicando que “quieren un nuevo fiscal para meter a la cárcel de canto a todos los dirigentes, provocar, convulsión y con eso suspender las elecciones”.

Morales cree que el trasfondo de esa acción es propiciar una nueva convocatoria a comicios generales, donde se puedan unir Jeanine Áñez, Jorge Tuto Quiroga y Luis Fernando Camacho, para vencer al MAS en primera vuelta.

“Nos están provocando, quemaron las puertas de la Fiscalía grupos de Cochabamba y de Santa Cruz para hacer renunciar al fiscal. El plan es hacer renunciar, y nombrar por decreto a otro fiscal”, aseveró el exmandatario.

Evo también reveló que tiene información que los uniformados están semiacuartelados, pero no actúan frente a los conflictos. “Los fascistas atacan a la Fiscalía y no hay Policía, es como si ayer estuviera comenzando el golpe de Estado, es su obligación de la Policía proteger al Ministerio Público”, demandó.