Escucha esta nota aquí

El expresidente Evo Morales afirmó en las últimas horas que Luis Fernando Camacho, candidato de ‘Creemos’, no renunciará a su postulación y que representa una ventaja para el MAS, porque divide a sus opositores. También explicó que la meta es ganar con una amplia diferencia los comicios generales, para que no se hable de fraude.

“Le están exigiendo a Camacho que renuncie, aunque Camacho está envalentonado y no creo que renuncie, entonces, la ventaja que tenemos es que ellos están divididos y nosotros solos, superando algunos problemas internos”, dijo el líder cocalero desde su refugio en Argentina.

Al momento, dos frentes declinaron su participación en las elecciones generales, ‘Juntos’ de Jeanine Áñez y Acción Democrática Nacionalista (ADN) de María de la Cruz Bayá, por lo que quedan cinco partidos políticos en la contienda.

El jefe de campaña del MAS también admitió que la debilidad actual es la campaña en las ciudades, donde no existe mucho apoyo a Luis Arce y David Choquehuanca, por lo que instruyó reforzar los cierres de campaña que habrá.

“Es golpe o fraude, porque ellos saben que vamos a ganar las elecciones. La única forma es ganar ampliamente con 15 o 16 por ciento, o más del 50 por ciento”, subrayó el exmandatario en el conversatorio denominado ‘Desayuno Latinoamericano’.

Considera que los cambios de fecha de las elecciones surgieron para evitar que el MAS gane en primera vuelta, razón por la que se dio pie a los conflictos, que, a su juicio, causaron un desgaste en las organizaciones sociales.

“Con las movilizaciones de agosto nos hemos desgastado mucho, no hemos podido entendernos, las bases decían fuera Áñez y ellos estaban convencidos de que en segunda vuelta iba a ganar Mesa, estaban negociando impunidad, y a tres semanas otra encuesta, diciendo que ganamos con una diferencia del 14 por ciento, por eso renuncia Áñez”, detalló.