Escucha esta nota aquí

Santos, hijo de Felipe Quispe ‘El Mallku’, descartó este miércoles que se vaya a realizar una autopsia al cuerpo de su padre y anunció que sus restos serán velados desde esta mañana en un salón de eventos en la zona 16 de Julio, en la ciudad de El Alto.

Enfatizó que el dirigente campesino no falleció por Covid-19 sino por un paro cardiaco, ayer por la tarde, cuando lo visitó, tras haber inaugurado casas de campaña en localidades de la provincia Omasuyos del departamento de La Paz.

Santos contó cómo se produjo el deceso de su progenitor. “De sorpresa llega a mi casa, de forma inesperada, me encuentra, le invito un plato de comida, estábamos conversando un rato y de repente se desmaya, fue como un paro cardiaco fulminante, no pudimos hacer nada, me sentí impotente pero ya no se podía hacer nada”, afirmó.

La noticia se conoció anoche, en medio de versiones que atribuían la muerte del Mallku al coronavirus e incertidumbre por conocer los detalles del trágico hecho. Sin embargo, luego la familia oficializó la pérdida del exdiputado. Ahora  lamenta que ninguna autoridad llamara para ofrecer ayuda.

“Descartamos una autopsia, porque él me dijo que cuando muera no quería que nadie lo corte. Será velado en El Alto, estamos programando un local", acotó el hijo en entrevista con Unitel.

Dijo que el guerrillero del Ejército Guerrillero Tupac Katari (EGTK), dirigente campesino y jefe nacional del Movimiento Indígena Pachacuti (MIP) era una persona sana. “Él no tenía enfermedad, por eso hacía campaña, llegó a visitarme como para despedirse y se desvanece, hemos llamado a algunos médicos conocidos, pero ya no tenía los sentidos”, agregó.

Finalmente Santos sostuvo que el legado de Quispe “es despertar a la población, a la gente humilde, marginada, les ha abierto los ojos para que vean la realidad, siempre tuvo una lucha por una causa y él nunca se ha vendido”.

Comentarios