Escucha esta nota aquí

El Gobierno adelantó que ya tiene un plan activo que será aplicado en caso de que se produzcan desmanes el día de las elecciones. La advertencia surgió luego de las arengas de los dirigentes del MAS, Orlando Gutiérrez y Andrónico Rodríguez sobre tomar el poder por la fuerza.


“Tenemos un operativo de contingencia en caso de darse convulsiones en el país, la Policía y el Ejército van a trabajar juntos, están prestos a salir a las calles a resguardar el orden público en todo el territorio nacional. Este plan operativo está en curso y activo”, afirmó el viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, según el boletín de ese despacho.


Las palabras de los dos dirigentes del MAS en una proclamación en la ciudad de Oruro fueron tomadas en serio por las autoridades de gobierno porque consideran que el masismo intenta generar violencia si los resultados no les favorecen


El candidato presidencial del MAS, Luis Arce dijo, en reiteradas oportunidades, que no tienen confianza en el trabajo del Tribunal Supremo Electoral (TSE) por las observaciones que realizan al registro de ciudadanos y la depuración de electores principalmente en Argentina.


Según el Gobierno, este plan ya está vigente y será de conocimiento en todos los comandos departamentales de la Policía y de las tres fuerzas militares, para actuar en un operativo conjunto de producirse altercados.


Asimismo, revelaron los informes de inteligencia de la Policía que asegura que hay reuniones entre militantes del MAS y jóvenes que hablan de un posible fraude electoral, donde incluso “se les pide que busquen armas y que se compren armas”, señala el boletín.


Mientras su colega, Wilson Santamaría calificó de pseudo dirigentes a los dirigentes del MAS y les recordó que están prorrogándose en sus cargos y lanzan amenazas a la ciudadanía que quiere acudir a las urnas.


“Quiénes son éstos pseudo dirigentes que hablan de democracia, pero no transparentan su gestión que se prorrogan en el cargo y que tienen la sinvergüenzura de amenazar la paz social y la convivencia entre bolivianos”, cuestionó Santamaría.