Escucha esta nota aquí

Una sorpresiva convocatoria a conferencia de prensa “con el objetivo de dar a conocer la decisión final del partido” respecto del proceso electoral fue publicada por la directiva del Frente Para la Victoria (FPV), lo que deja en incertidumbre a los dirigentes del equipo de campaña del candidato Chi Hyun Chung que desconocen el motivo de la convocatoria.


“El candidato a vicepresidente ha llamado a los dueños del partido, varios de los candidatos han llamado, pero no contestan, se han escondido en el sótano. En cualquier caso nosotros vamos a estar atentos a su conferencia y cualquiera sea la decisión nos vamos a pronunciar”, dijo Franz Torres, identificado como portavoz de Chi en La Paz.


Los dirigentes que impulsan la campaña admitieron que FPV es un partido de propiedad de Eliseo Rodríguez y su hijo y que firmaron un acuerdo para garantizar el apoyo que deben brindar para impulsar la candidatura de Chi Hyun Chung.


El documento político señala que “el comité ejecutivo de FPV y toda la cúpula de la militancia, pensando en la unidad del país, pensando en el futuro de Bolivia, pensando en el voto legalmente constituido, pensando en el voto unido y que no exista irregularidades en las elecciones generales 2020, harán conocer su decisión final".


Leopoldo Chui, que también forma parte del equipo de campaña dijo que ellos desconocen las razones por las cuales Rodríguez convocó a una conferencia de prensa y que ellos, como parte de la campaña, no fueron consultados y menos convocados, pero estarán presentes en la conferencia que se realizará mañana a las 10:00 en plaza Murillo.


Hasta el momento declinó en su pretensión de seguir como candidata, Jeanine Áñez de la alianza Juntos. En el caso de ADN, fue el comité político nacional que decidió abandonar la carrera electoral y dejó sin respaldo a la candidata, María de la Cruz Bayá, quien lanzó acusaciones contra los jefes adenistas.


Ahora sucede lo mismo, es la cúpula del FPV que convoca a una conferencia en la que hará conocer su decisión sobre su futuro electoral, pero sin consultar a los candidatos que postulan como asambleístas o a los candidatos presidenciales.