Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional rechazó este martes los “exabruptos” y la “doble moral” de algunos candidatos contra la presidenta Jeanine Áñez, por haber promulgado la ley que fija para el 6 de septiembre las elecciones generales.

Líderes políticos lanzaron duras críticas a la jefa de Estado, considerando que se “lava las manos” al señalar que será responsabilidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y de los partidos las consecuencias de ir a las urnas en medio de la pandemia por coronavirus.

“Declaraciones diferentes, en algún caso exabruptos y en otros, doble moral de quienes impulsaron esta fecha y ahora no quieren hacerse responsables”, dijo en puertas de Palacio Quemado el ministro Óscar Ortiz.

Entre algunas reacciones, para el candidato del MAS, Luis Arce Catacora, la promulgación de la ley fue la admisión de un error de la presidenta Áñez porque su partido, Juntos, participó de ese acuerdo que permitió elegir una nueva fecha de elecciones, porque había una ley que determinaba realizarlas en agosto.

Mientras que el candidato de Creemos, Luis Fernando Camacho, publicó un tuit en el que fustiga a la mandataria. “Presidenta, la historia la va a juzgar y espero tenga la humildad para pedir perdón a Dios por obligar a su pueblo a elegir entre votar y morir.  ¿Queremos elecciones? Sí, pero no a costa de la vida y el sufrimiento de muchos bolivianos”, señala el texto.

Sin embargo, Ortiz ratificó que “esta fue una fecha impuesta por el MAS y también por algún otro candidato opositor, como el señor (Carlos) Mesa, que busca que las elecciones sean el 6 de septiembre, seguro en base a algún cálculo político”.

Reiteró que la presidenta “tomó una decisión muy clara”, seguir trabajando por la salud de la población antes de pensar en las elecciones. “La pandemia sigue creciendo y los meses más alto de contagios aún están por venir y hay que extremar esfuerzos”, alertó el ministro.