Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Gobierno y la Policía Boliviana aplican un plan de operaciones regionalizado para brindar seguridad antes y durante las elecciones generales del 18 de octubre. En los últimos días, se han reportado diferentes hechos de violencia en torno a los actos proselitistas de algunos partidos que se disputan la presidencia del país.

“Nosotros trabajamos en torno a un plan de operaciones que se tiene diseñado y ha sido aprobado por el ministro de Gobierno (Arturo Murillo). De acuerdo a ese plan regionalizado, porque los casos son distintos en cada parte del país, los comandantes departamentales tienen instrucciones específicas para garantizar la seguridad de la población”, informó el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría.

Añadió que se han previsto acciones de contingencia en algunas regiones donde se ha observado mayor cantidad de escaramuzas entre militantes de organizaciones políticas, pero apela a que sea el propio Tribunal Supremo Electoral (TSE), que es el que tiene las competencias en la administración del proceso, que pueda convocar, reflexionar, como corresponde, a los representantes de estos partidos políticos confrontados.

Concentraciones

Por su parte, el viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa, confirmó que efectivos de la Policía Boliviana se encuentran desplazados en diferentes puntos de todo el país para tratar de evitar el incremento de hechos de violencia durante las concentraciones y actividades proselitistas.

“Esta tarea se torna difícil, porque no se puede brindar seguridad a cada ciudadano y no se sabe dónde va a estallar la violencia a pocos días de las elecciones, ya sea ataques a casas de campañas, en caminatas u otras actividades proselitistas”, explicó.