Escucha esta nota aquí



Cuando los candidatos a la Alcaldía cruceña cerraron el registro de sus programas de gobierno en el Tribunal Electoral Departamental dejaron una documentación, que es de acceso a cualquier ciudadano.

Los candidatos que han acudido a los diversos debates electorales, que se han efectuado durante esta campaña, han usado estos mismos programas tanto para cuestionar a sus adversarios como para exponer sus propuestas.

Uno de los aspectos que se pudo observar en el debate entre cinco candidatos a la Alcaldía, que se llevó a cabo este miércoles en la red Unitel, fue que aquellas propuestas, que quedaron registradas en la página del órgano electoral, distan mucho de lo que los aspirantes al sillón municipal expusieron esta noche en la red televisiva.

Angélica Sosa (SPT), Adriana Salvatierra (MAS), Johnny Fernández (UCS), Roly Aguilera (Demócratas) y Gary Áñez (Comunidad Ciudadana) aparecieron de nuevo en la pantalla chica para intentar convencer a la gente por qué merecen su voto.

En la última jornada de propaganda electoral en el país, el choque de ideas en el programa televisivo se redujo a tres ejes: obras públicas, desarrollo humano y mercados.
Cada candidato tenía 30 segundos para plantear una pregunta al candidato de turno y este, a su vez, tenía un minuto para responder a todos.

Lo que debían ser preguntas y respuestas ajustadas a las temáticas planteadas por el canal, terminaba siendo todo lo contrario en cada intervención. Los presentes utilizaron el discurso antes que la propuesta y se dedicaron al ataque con alusiones al pasado político y personal de cada candidato.

Las muletillas en forma de críticas a las propuestas adversarias abundaron en todo el debate. Como cuando Roly cuando cuestionaba la idea de Johnny de implementar el monorriel en la ciudad o cada vez que el candidato de UCS insistía en las indirectas a Adriana Salvatierra con el tema de los tractores (hasta se llevó uno de juguete y lo mostraba en cámara).
Cuando se le presentaba la oportunidad, Sosa le recordaba Gary que no sabe cuánto cuesta un kilo de papa y éste insistía en que todos los demás representan al pasado y la corrupción.

Uno de los asuntos recurrentes que mencionaba Salvatierra era el tema de la violencia de la mujer al punto de preguntar al candidato Áñez qué haría con la violencia que sufren las mujeres gremialistas. El hombre de Comunidad Ciudadana, Gary Áñez, se mostró interesado en varias ocasiones en saber qué van a hacer con los mercados los candidatos de UCS y SPT, tomando en cuenta que Jesús Cahuana (histórico dirigente ucesista representante de los gremialistas) ahora está con el partido de Sosa.

Cuando Gary Áñez criticó lo hecho por Demócratas en 15 años en la Gobernación, dijo que Roly representa la finalización de ese partido.

Aguilera a su vez, respondió: “El candidato de Comunidad Ciudadana está enfermo y tiene mucho odio. Demócratas tiene un liderazgo extraordinario, hay que ser auténtico y real y no recibir órdenes desde 3.600 metros de altura”.

Gary también disparó fuerte las veces que pudo contra Fernández, le pidió precisión histórica sobre la construcción del puente del Urubó y aseguró que es demagogia atribuirse el proyecto y no respetar la memoria de Mario Foianini.

Los cuestionamientos sobre la construcción de la doble vía a La Guardia abundaron cuando fue el turno de preguntar a Johnny. Salvatierra fue la que más lo acusó de desempolvar proyectos y de no haber sido capaz construir el metro urbano que tanto prometió en la campaña de 2000.

La candidata masista también recibió artillería de todos los frentes cuando dijo que va a construir un moderno sistema de drenaje pluvial, mejorar el transporte urbano para que funcione las 24 horas, además de crear pasos a desnivel y un plan de vivienda para miles de familias.

Gary le recordó que es la candidata de Evo y le preguntó: “¿con tanto desprecio del MAS a Santa Cruz va a ser más cruceña o más masista?”.

Johnny le dijo que, en 2016, el Gobierno del MAS y el alcalde Percy Fernández firmaron un acuerdo para construir un tren urbano, proyecto que nunca prosperó. “Usted estaba cogobernando en aquella ocasión, ¿por qué no cumplieron?, por nada más ese tren se fue a Cochabamba”, aseguró Fernández.

Por su parte, Sosa le pidió que, caso de que sea elegida, se comprometa a exigir que el Gobierno nacional devuelva los recursos que pertenecen al municipio.

Salvatierra le respondió que “venía a gestionar acuerdos con el Gobierno, no voy a priorizar la política de la confrontación, ni a desempolvar viejos proyectos, como el tren de Johnny”.

“Me alegra que ya hubiera aprendido que los hospitales de primer y segundo nivel son competencia mundial y los de tercero de la Gobernación”, mencionó Roly refiriéndose a Johnny.

También indicó que va a revertir “un BRT mal hecho, que va a pasar por todos los puntos de la ciudad”. Asimismo, el candidato de Demócratas prometió pasos a desnivel en el primer anillo.

 Sobre el programa de Áñez dijo que “es un panfleto que apenas tiene 15 páginas y en temas de salud no llega ni a 10 palabras”, mientras Gary le consultó acerca de la denuncia de una extrabajadora de la Gobernación, pregunta que Aguilera no contestó.

Mientras Johnny acusó a los demás candidatos de copiar su propuesta del metro urbano y de entregar bonos, Roly le cuestionó si es ético que tenga un hijo como candidato a concejal en el mismo partido. El ucesista retrucó afirmando que él fue parte del nepotismo en la Gobernación.

“Quiero que se pregunte con sinceridad, sin importar el color político. Santa Cruz está mejor o peor que hace 15 años. Faltan muchas cosas por hacer, pero muchas cosas las hicimos juntos”, dijo Angélica Sosa, que en lugar de hablar de mercados de abastecimiento se salió del tema y habló del mercado laboral para los jóvenes y los pequeños empresarios.

El debate concluyó con el pedido de los candidatos al voto durante dos minutos, mientras afuera del canal los esperaban sus seguidores.

Comentarios