Escucha esta nota aquí

La gobernabilidad del país en el próximo periodo de gobierno no solo dependerá de la correlación de fuerzas políticas en la Asamblea Legislativa, sino que también estará sujeta a los niveles de coordinación que mantengan las autoridades nacionales con los sectores sociales, con los niveles territoriales y los sectores de poder económico. 

En esos aspectos coinciden representantes de los equipos de campaña de los candidatos del MAS, Comunidad Ciudadana y Creemos que, según las encuestas de intención de voto, cuentan con mayor posibilidad de ganar las elecciones generales y llegar a la Presidencia de Bolivia.

El MAS

Sebastián Michel, coordinador en la campaña del MAS, asegura que la gobernabilidad en Bolivia se conforma en un escenario muy complejo, porque este país tiene una tradición muy larga de separación de poderes y conflictos entre el Legislativo y Judicial porque son entidades muy empoderadas. 

En ese sentido, la capacidad de un Gobierno para llegar a un nivel de coordinación entre los poderes del Estado es fundamental. 

El segundo nivel que describe Michel que dificultan la gobernabilidad es que en los últimos 20 años hubo un empoderamiento de los niveles territoriales del Estado; “es decir, las gobernaciones y los municipios”. En criterio del representante del MAS resulta muy difícil ejecutar un proyecto nacional sin tener contrapartes locales y departamentales. 

Contar con una coordinación con niveles territoriales es también esencial para la gobernabilidad”. Luego, está una tradición muy potente de la organización social, con más de 150 a 170 años.

“Bolivia es un país corporativo. Los ciudadanos siempre se sienten débiles frente a las entidades, al gobierno, a los poderosos, a los ricos, a los propietarios, por eso el sindicato, la organización y el gremio es muy fuerte”, señaló el exviceministro de Comunicación y exembajador de Bolivia en Venezuela durante el gobierno de Evo Morales.

Un Gobierno debe tener la capacidad de negociar, entender, viabilizar los proyectos de un gremio empresarial, laboral, social o étnico. Es muy complicado, así que deben tenderse niveles de coordinación”, señaló Michel. 

A pesar de que el expresidente Evo Morales es acusado de impulsar el fraude en las elecciones generales del año pasado y de copar Órgano Judicial con personas afines a su partido, el representante del MAS asegura que es importante “recuperar la institucionalidad a la brevedad posible”. Ante la posibilidad de que el próximo gobernante no cuente con la mayoría absoluta en el Legislativo, Michel apuesta en la presencia territorial, es decir, contar con la mayoría de municipios posibles y mantener el control sobre los movimientos sociales afines al MAS.

Comunidad Ciudadana

El coordinador nacional de campaña de Comunidad Ciudadana, Ricardo Paz, afirmó que, para garantizar la gobernabilidad en el país, lo primero es esperar la conformación de la nueva Asamblea Legislativa Plurinacional y su correlación de fuerzas exactas, que se conocerá en las elecciones del próximo 18 de octubre, independientemente si hay o no segunda vuelta electoral.

“A partir de eso, podremos diseñar un esquema de gobernabilidad. En este momento solo podemos especular. Un diputado o un senador puede ser la diferencia entre ser mayoría o minoría en la Asamblea”, explicó Ricardo Paz. 

El estratega político reveló que la alianza de Carlos Mesa construye escenarios, “y nos adaptaremos a cualquiera que se presente”. No obstante, dice que sin duda alguna la Asamblea Legislativa Plurinacional es la que define la posibilidad de gobernabilidad o no. 

Sin embargo, reconoce que en el escenario de que Carlos Mesa asuma la Presidencia del país es previsible de que desde la oposición, y aunque el MAS cuente con minoría parlamentaria, los sectores sociales afines al MAS, en particular los cocaleros del trópico de Cochabamba, generarán conflictos, marchas y bloqueos de carreteras para desestabilizar a los gobernantes. 

“Lo que tenemos claro, en ese sentido, es que no vamos a cooptar a los movimientos sociales, como lo hizo el MAS, eso lo tenemos claro. Tendremos una relación de respeto con su afiliación gremial, política, sindical, pero trabajaremos en base a acuerdos específicos en función al diálogo con cada sector y a los intereses supremos del país”, acotó Ricardo Paz. 

Mencionó que la apuesta de Mesa, como presidente, consistirá en institucionalizar la gestión pública y, a partir de eso, despolitizar y despartidizar la administración de los recursos y de las instituciones del Estado.

 “Entablaremos un diálogo con los sectores, no de cooptación como el MAS, sino de respeto y de llegar a acuerdos en beneficio de la colectividad”, reiteró el representante de Comunidad Ciudadana. 

Además, consideró otro elemento clave para la gobernabilidad del país mantener una relación de cooperación y de respeto con las regiones. “En nuestro caso, apostaremos por tener una presencia importante en cada departamento, en las gobernaciones, alcaldías y concejos municipales, de tal manera que sea más fácil este diálogo entre el nivel central y el subnacional”

Creemos

Desde Creemos, que postula a la Presidencia a Luis Fernando Camacho, su candidato a diputado en Santa Cruz Edwin Bazán asegura que, para garantizar la gobernabilidad, lo fundamental es contar con el apoyo de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Desde la Asamblea debemos desmontar el Estado autoritario, producto de los 14 años de gestión de Evo Morales, y esto tiene que ver con asegurarnos que estén dadas las condiciones para que se vuelva a respetar el estado de derecho y la independencia de poderes que tanta falta hace en este país”, indicó el postulante a legislador. 

En criterio del candidato por la agrupación de Luis Fernando Camacho, se debe reconstruir la institucionalidad democrática que destruyó el MAS través de paralelismos que permitió cooptar instituciones del Estado. 

“Estos elementos serán fundamentales para la solidez del Estado y la institucional también”, reiteró Creemos trabajará sobre principios éticos y morales, adelantó Bazán que fuer vocero de la Iglesia católica. “Una Asamblea es un espacio de debate, donde se tiene que generar ideas, proyectos y, desde luego, las condiciones para la gobernabilidad”. En cuanto a los sectores sociales, aseguró que se manejará en base a la lógica de la unidad por sobre todas las cosas. 

“Eso nos permitió tener la fuerza suficiente de la insurrección ciudadana de octubre a diciembre del año pasado. Camacho tuvo la capacidad de hablar con diferentes sectores que históricamente se los consideraba masistas, pero que ya no estaban dispuestos a trabajar bajo la lógica del amedrentamiento ni violencia”. Apostó a que estos sectores se cansaron de vivir enfrentados, “dejaremos atrás la lógica de la confrontación”.

La apuesta será compartir con Bolivia la vocación productiva y la experiencia que tiene Santa Cruz, que llevó a la región a consolidarse como motor económico del país. “Debemos compartir la tecnología, y el modelo, de acuerdo al potencial de cada región. Este es un factor fundamental: levantar el potencial del país a partir de Santa Cruz”. A decir de Bazán, la bancada legislativa cruceña debe apuntar a la descentralización, como un tema que ya no es regional, sino nacional.

Análisis

En criterio de Daniel Valverde, director del Observatorio Político Nacional de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, contar con mayoría en la Asamblea, coordinar acciones con los sectores sociales y con las instancias subnacionales son los ejes claves para la gobernabilidad. 

A cualquier presidente que no sea del MAS se le hará cuesta arriba lidiar con los sectores sociales porque estuvieron empoderados con Morales. “Ahí viene el arte de la política y la expectativa con los nuevos actores. El MAS ya no será el de los dos tercios, y deben tener posiciones menos corporativas”