Escucha esta nota aquí

La violencia en la campaña va más allá de las organizaciones políticas. Las agresiones llegaron a los árbitros electorales, como es el caso de Saúl Paniagua, presidente del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Santa Cruz. Los actos bruscos aumentaron en los últimos días y fueron cuestionados por diversas instituciones, tanto en el país como en el exterior.

La casa de Paniagua fue atacada el lunes y también sus familiares sufrieron agresiones. La autoridad electoral explicó que desconoce quiénes son los autores del hecho y pidió a la Policía Boliviana que actúe para evitar más violencia.

No puedo decir (si es gente del MAS), pero de dónde viene, ¿qué intereses están defendiendo?, ¿de Santa Cruz o intereses que no se deben tocar ni esclarecer?, ¿qué es lo que pasa? Es triste todo esto, porque se revela una situación en la que nos quieren poner a la defensiva y eso no puede ser, o no quieren que haya elecciones”, protestó Paniagua.

La autoridad electoral añadió que “hay gente que solventa, que paga para que haya todo esto”, en relación con las agresiones que sufrieron sus familiares y el ataque a su residencia en Santa Cruz.

La Defensoría del Pueblo condenó el ataque a la familia de Paniagua y a su residencia y pidió a la Policía cumplir su labor de protección de la sociedad y actuar con premura en este tipo de caso. Además, solicitó a la Fiscalía una pronta investigación.

Posición de Cruz

Exhortamos a la Policía Boliviana a cumplir su mandato constitucional de defensa de la sociedad y la conservación del orden público, a actuar de manera inmediata y no ser permisiva ante este tipo de hechos que perjudicarían el normal desarrollo del actual proceso electoral”, exhortó Nadia Cruz, defensora del pueblo.

Los partidos y alianzas políticas reciben distintas agresiones en campaña. El último en denunciar fue el presidenciable de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, quien reclamó actos de violencia de parte de militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la ciudad de Cochabamba.

La candidata de CC a primera senadora por Cochabamba, Andrea Barrientos, sufrió el domingo el ataque con un petardo en la localidad de Pojo, Cochabamba, por militantes del MAS.

Mesa enumeró 16 casos de violencia contra sus militantes por parte de simpatizantes del MAS. El postulante pidió al líder masista, Evo Morales, parar las agresiones en plena campaña.

“Que dejen de llevar adelante acciones de violencia que están preparando el escenario de violencia que ellos esperan para el día 18 de octubre o, particularmente, para después de las elecciones con amenazas insólitas de un supuesto fraude porque para ellos si no ganan, hay fraude”, reprochó Mesa.

El MAS también denunció hechos de violencia en contra de sus militantes. Su presidenciable, Luis Arce, afirmó que una de sus casas de campaña en el Plan 3000 sufrió ataques. Otros postulantes del MAS a la Asamblea Legislativa también denunciaron diferentes agresiones, como en Cochabamba y Santa Cruz cuando realizaban campaña electoral.

La alianza Creemos, que postula a Luis Fernando Camacho a la Presidencia, denunció que en la ciudad de La Paz sus militantes sufrieron agresiones por parte de simpatizantes del MAS.

El Tribunal Supremo Electoral exhortó a las organizaciones políticas a llevar actos de campaña pacíficos y sin ataques de ningún tipo. Naciones Unidas se sumó a este pedido.