Escucha esta nota aquí

La primera vez que Evo Morales declaró a los campesinos e indígenas como “reserva moral” de la humanidad fue en 2007. Desde entonces mantuvo ese discurso y ayer, en el inicio de campaña del MAS en El Alto, el actual candidato masista, Luis Arce Catacora viró el discurso y declaró “reserva moral” a la juventud en su conjunto.


“Necesitamos de esa fuerza, de ese vigor que tienen nuestros jóvenes, necesitamos a esos jóvenes que mantengan los valores para que no crezcan las uñas en el próximo gobierno y que sea nuestra reserva moral”, dijo el que fuera exministro de Economía en la ciudad de El Alto, según recoge un comunicado de ese partido.


Durante su gobierno, Evo Morales siempre resaltaba el papel que jugaron los campesinos no solo en su gobierno sino en la historia del país. Pero cuando estalló el escándalo del Fondo Indígena y el millonario desfalco fueron los propios adversarios políticos los que utilizaron el discurso presidencial para ironizar con el concepto de “reserva moral”.


El discurso de Arce Catacora choca con las declaraciones que realizara la ejecutiva de las mujeres campesinas, Segundina Flores, quien dijo que “los señores de la clase mediatraicionaron el proceso de cambio y provocaron la caída de Evo Morales.


Para Arce, en cambio, debe ser la juventud la que tome el protagonismo si es que ellos llegan a ser gobierno y ofreció a los jóvenes la posibilidad, incluso, de manejar el Estado. “Hoy tenemos que apostar a la juventud, tenemos que darle oportunidad a nuestra juventud para que empiece a llenar nuestros ministerios, nuestras instituciones públicas”, dijo en su discurso.


La dirigencia admite que existe una pugna interna dentro el MAS entre los bloques del área rural y los bloques de las ciudades. Los campesinos culpan a los exministros de Evo Morales de haberle rodeado y aislado de las organizaciones que siempre forjaron los triunfos del MAS. Los dirigentes del MAS afirman que la fuerza de los campesinos siempre será leal al expresidente y que deben esforzarse en ganar en las ciudades donde están disminuidos políticamente.