Escucha esta nota aquí

“La Argentina debería tener una posición prudente y de sincera neutralidad respecto de la próxima contienda electoral boliviana”, esa es la recomendación que un editorial del matutino ‘La Nación’ realiza a la administración de Alberto Fernández.

El medio de comunicación, en su postura cotidiana, reflexiona sobre la relación que existe entre ambas naciones, en medio de las protestas que realizó el Gobierno de Jeanine Áñez, por las supuestas “injerencias” de cara a los comicios generales.

“La ministra de Relaciones Exteriores boliviana, Karen Longaric, anunció en forma pública que remitirá a la Cancillería argentina un pedido expreso de restricción de las actividades políticas del expresidente Evo Morales en nuestro medio, de conformidad con los criterios establecidos por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados”, recuerda el escrito.

Sostiene también que “la prudencia sugiere que nuestro país debiera transmitir esa advertencia a Evo Morales para no enfrentar acusaciones de ‘injerencia en los asuntos internos’ de nuestro vecino del norte”.

Cabe recordar que el subsecretario argentino de Obras Públicas, Edgardo Depetri, anticipó el compromiso de su Gobierno para "fortalecer la participación de migrantes, para que Bolivia vuelva a ser un país libre y democrático", tras sostener un encuentro con Evo Morales.

El expresidente se encuentra refugiado en ese país desde diciembre de 2019, mientras que el Gobierno de Fernández no reconoce el mandato de Áñez.