Escucha esta nota aquí

El procurador Alberto Morales reveló que los ciudadanos mexicanos acusados de participar en el fraude electoral del año pasado llegaron al país como parte de una misión electoral y que salieron dos días después de los comicios. La nueva autoridad informó que dará prioridad a cuatro investigaciones que dejó su antecesor, José María Cabrera. Tres de ellas son supuestos casos de corrupción que se dieron en este Gobierno y la otra es sobre el fraude electoral.

Los procesos contra autoridades del gobierno transitorio están referidos a la compra de armamento no letal para la Policía Boliviana, la adquisición de 170 respiradores mecánicos y el caso ENDE. Morales anunció que en diez días tendrá un informe de las cuatro investigaciones que se encuentran en la Procuraduría.

En el caso del fraude electoral, el nuevo procurador confirmó que en la investigación se evidencia la presencia de ciudadanos mexicanos que trabajaron en la “manipulación” del voto.

“En los hallazgos que se tienen hasta el momento es que (los ciudadanos mexicanos) sí ingresaron (al país), sí tuvieron contactos con el proceso electoral y sí salieron después del acto electoral (del año pasado), (salieron) el segundo día después de las elecciones, cuando ya había sospechas de que el corte del TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares) había servido para alterar datos”, reveló Morales.

Llegaron con una misión

El procurador indicó que los extranjeros llegaron al país como si fueran funcionarios de apoyo a una misión de observadores. En la investigación, dijo, se está manejando que los mexicanos son analistas informáticos y que tuvieron contacto con los exvocales y servidores del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Lo que se debe averiguar es si (los extranjeros) eran una misión de observadores del gobierno mexicano, si estaban en otro nivel de contratación, si han sido consultores externos y eso es lo que tenemos que averiguar, (pero) que hay personas ajenas al Órgano Electoral, de nacionalidad mexicana y que han tenido contacto con el proceso electoral, ese es el primer indicio que ya está confirmado”, acotó Morales.

El exprocurador Cabrera, que fue destituido por la presidenta Jeanine Áñez, había revelado que en el caso del fraude electoral se detectó la presencia de ciudadanos mexicanos como presuntos actores en la supuesta manipulación del sufragio. 

La exautoridad dijo que los extranjeros operaron en ambientes del Ministerio de Educación y no dio una fecha de salida de los foráneos del país.

“Pondremos a disposición de la Fiscalía (la investigación) para que, al término de la investigación, se acuse a los responsables intelectuales y materiales de ese fraude. 

Hay diferentes niveles de formas de comisión de fraude electoral, inclusive se debe cuestionar el voto consigna, la habilitación de votantes fallecidos, la alteración física de actas, la falsificación ideológica de actas, entre varios aspectos”, dijo Morales.

La Procuraduría también realiza la investigación del caso respiradores, que ya está terminada y que involucra a al menos 15 personas. También se indaga la compra de armamento no letal para la Policía.