Escucha esta nota aquí

Para la Policía, la identificación de un miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como posible instructor de los grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) otorga a los conflictos “otra relevancia”, pues se trata de una persona con entrenamiento paramilitar, es decir, especializado en combatir a las fuerzas del orden regulares, como la Policía y el Ejército.

El comandante policial Miguel Mercado, explicó que el sujeto estuvo escondido en el barrio Cofadena, que es un bastión del MAS en Montero, luego de ser herido en los enfrentamientos del 31 de octubre en esa ciudad, cuando dos personas que apoyaban el paro cívico, Marcelo Terrazas y Mario Salvatierra, fueron victimados con disparos de armas de fuego.

El individuo, que fue identificado como Facundo Morales Schoenfeld (44), de nacionalidad argentina, estuvo oculto en un tinglado que funciona como sede del barrio Cofadena, donde los afines al MAS atendieron a sus heridos durante la reyerta.

El argentino, alias ‘comandante Camilo’ fue trasladado a una clínica privada el 11 de noviembre a las 23:00, donde fue internado como una persona no identificada, por lo que la clínica dio parte a la Policía, ya que se trataba de un herido en un hecho violento. Allí se le asignó escolta policial y luego fue derivado al hospital Japonés donde fue inducido a estado de coma debido a la gravedad de su estado de salud.

El sujeto recién fue identificado la madrugada de ayer, cuando en el hospital se hizo presente su padre, Néstor Hugo Morales, un juez argentino al que debieron secuestrarle su teléfono para lograr identificar al miembro de las FARC.

El jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Óscar Gutiérrez, pidió a los ciudadanos montereños guardar los máximos cuidados puesto que, “uno de los métodos que emplea la narcoguerrilla es autoatentarse para culpar a la fuerza pública”, de esos hechos y que se va a investigar de manera objetiva quién contrató al guerrillero, por dónde y cuándo ingresó al país, y qué tipo de relación tiene con los manifestantes afines al partido que hasta hace unos días gobernaba el país.

Los ‘chats’ con su padre

En el teléfono del padre del guerrillero, la Policía constató una serie de intercambios de mensajes de texto entre ambos.

Gutiérrez citó uno en el que el ‘comandante Camilo’ le decía a su padre: “hemos tomado el búnker”, en alusión al puente de la Amistad entre Montero y Yapacaní, y que avanzarían “ayudando al Gobierno” de Evo Morales.

Como respuesta, su padre le escribió “que salga de ahí, que Evo arregle ese problema”, detalló el jefe de la Felcc.

En las primeras indagaciones de la Policía en las redes sociales, detectaron que el paradero del ‘comandante Camilo’ era un misterio.

Mercado señaló que se hará también un peritaje al teléfono del guerrillero, cuyo número ya fue obtenido desde el teléfono de su progenitor.

Según el portal del diario colombiano El Tiempo, ‘el comandante Camilo’ forma parte de las FARC desde hace más de 10 años y se ignoraba su paradero desde 2017.

Las FARC es una guerrilla que se originó en los años ‘60 en Colombia, a la que se le atribuyen miles de muertes. En 2016 se convirtió en partido político.