Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó este miércoles que el narcotráfico está detrás de la “conspiración” que sufre la administración de la presidenta Jeanine Áñez y responsabilizó a “dirigentes disfrazados de políticos” de estar detrás de los conflictos violentos que se registran en algunas regiones del país.

“El pueblo de Bolivia tiene que saber la verdad, el narcotráfico está detrás de la conspiración y de tratar de debilitar y voltear a este Gobierno, y nosotros estamos en guerra contra el narcotráfico”, afirmó la autoridad a tiempo de presentar resultados de operativos antinarcóticos realizados por la Felcn.

La Fuerza Antinarcóticos se incautó de 346 kilos de droga en diferentes operativos, el más grande en la comunidad Patiño, en el Parque Nacional Isiboro Sécure, municipio de Villa Tunari, donde se secuestraron 256 kilos de cocaína, y en Chimoré, donde se encontraron 49 kilos de la sustancia ilícita.

“Sabemos que somos incómodos al narcotráfico, sabemos que somos sus enemigos, por eso es que el narcotráfico financia atentados terroristas, que hay dirigentes que se disfrazan de políticos y llevan a la muerte a su gente, diciendo que no hay Covid-19”, agregó Murillo.

Enfatizó que “Bolivia está recibiendo una dura arremetida del narcotráfico”, denunciando que se paga 350 bolivianos por día a quienes salen a protagonizar conflictos violentos en algunas regiones del país, como Yapacaní (Santa Cruz) y el Trópico de Cochabamba.

“Quiero condenar a esos políticos que están mandando a su gente a derribar torres de telefonía, perjudicándose ellos mismos, porque se quedan sin comunicación, sin combustible, porque no funciona el B-Sisa y sus hijos se quedarán sin educación virtual”, lamentó. (17 JUN 2020)