Escucha esta nota aquí

Un tuit publicado en la cuenta personal del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, descalifica la interpelación a la que fue convocado por la Asamblea Plurinacional; mientras desde Palacio informaron que esperan las notificaciones para asumir decisiones.


Hasta que la asamblea (del MAS) no pida perdón al pueblo boliviano por el fraude que hizo el masismo, no tiene autoridad moral para llamar a ningún funcionario”, señala la publicación que fue publicada dos horas después que la bancada del MAS votara por su censura y su consecuente destitución del cargo.


La Asamblea Plurinacional sesionó este miércoles para interpelar a tres ministros, de Gobierno Arturo Murillo, de Educación Víctor Hugo Cárdenas y de Salud Eidy Roca, ninguno se presentó aduciendo tareas pendientes y solicitaron la reprogramación; pero los asambleístas consideraron injustificadas las peticiones y votaron la censura de los ministros de Gobierno y de Educación. Aceptaron la justificación de Salud y reprogramaron su comparecencia.   


En Palacio de Gobierno explicaron que esas notificaciones deben ser enviadas por la Asamblea para definir las medidas. Los abogados explicaron que se debe cumplir el trámite de destitución de los ministros censurados porque así lo indica la Constitución Política del Estado.


En la Casa Grande del Pueblo explicaron que Murillo mandó una nota porque le era imposible asistir ya que está concentrado en la seguridad del Estado para las elecciones del domingo, justificaron su inasistencia por una reunión que debía sostener con la OEA en Palacio.


La estrategia


Asimismo, indicaron que, si Murillo se presentaba y daba su explicación, la bancada del MAS no iba a respaldarlo y concederle un voto de confianza, por tanto consideraron que asista o no la “censura política” del masismo estaba descontada y ahora requiere de una respuesta política.


La respuesta, según las fuentes, será la misma que se aplicó el 9 de marzo cuando la presidenta Jeanine Áñez destituyó al ministro de Defensa, Fernando López que también fue censurado. Pero a las 24 horas volvió a posesionarlo en el cargo. 


En el Gobierno creen que existe un marcado desgaste de la Asamblea y por tanto no es posible atender las convocatorias que realiza. Existe una aguda fricción entre Ejecutivo y Legislativo desde que el senador Oscar Ortiz dejara la función legislativa, pues era el articulador entre los dos órganos.