Escucha esta nota aquí

Roxana Lizárraga renunció de forma irrevocable la tarde de este domingo a su cargo de ministra de Comunicación. En una extensa misiva explica los fundamentos de su decisión.

A continuación, las ocho frases que deja la carta:

1 Después de 14 años, desde el Ministerio de Comunicación se logró avanzar en la pacificación y entendimos que debíamos unirnos para sanar heridas.

2 Entendí, en ese momento, que la decisión del movimiento cívico de proponerme como ministra y su nombramiento era un reconocimiento no a mi persona, sino a la lucha que dimos juntos, a los jóvenes y mujeres que derrotamos a la dictadura en 21 días históricos donde nos jugamos la vida, pero recuperamos la democracia.

3 Es claro que nuestro gobierno transitorio ha perdido sus objetivos. Le estamos empezando a fallar a la REVOLUCIÓN DE LAS PITITAS. No se puede ocultar el hecho de que su gobierno ha comenzado a incurrir en los mismos males del masismo que combatimos.

4 Al convertirse en Presidenta / candidata ha dejado de lado el mandato del pueblo boliviano que luchó en las calles y ha puesto al gobierno al servicio de un grupo de políticos y de un proyecto prorroguista que se diferencia muy poco de las prácticas de Evo Morales y el masismo. ¿En qué quedó nuestro UNIR PARA SANAR?

La carta:

5 Nunca estuve de acuerdo en que el masismo use los medios estatales para hacer campaña, tampoco estuve de acuerdo en que se lance su candidatura por el canal estatal.

6 Nunca estuve de acuerdo que el TSE esté bajo el dominio del Presidente, hoy usted repite esa afrenta a la democracia pues el presidente del TSE fue designado por su autoridad.

7 Creo que la lucha por la regeneración de la democracia NO PUEDE INVOLUCIONAR, sino que hay que avanzar.

8 Si hoy, desde el palacio, un grupo de políticos tradicionales traicionan las expectativas del pueblo y urden un proyecto oportunista para gozar del poder, como lo hizo el masismo, estaremos no solo traicionando a la democracia, sino que se estará generando un escenario para que pueda regresar la dictadura de Evo Morales.

Comentarios