Escucha esta nota aquí

Multitudinarios en El Alto y rechazados en Potosí, así fue el contraste en la campaña electoral que lleva adelante el MAS. En la urbe alteña, la zona de Río Seco albergó al festejo masista; mientras que el intento de abrir una casa de campaña, llevó a amagos de enfrentamientos en esa ciudad del sur del país.


Las medidas de seguridad que debe guardar la población para protegerse de contagios por coronavirus fueron obviadas por la militancia masista que asistió a la proclamación de Luis Arce Catacora y David Choquehunca como el binomio del MAS en la ciudad de El Alto.


La presidenta del Senado, Eva Copa fue señalada por los propios funcionarios de la Vicepresidencia como la organizadora de este “inicio de campaña”. Los afiches que publicaron en los grupos del MAS señalaban “renuEva” como logotipo principal.


La caminata se inició en el Distrito 8 a las 16:00 y enfiló hacia el complejo de la Universidad Pública de El Alto (Upea) con Luis Arce en primer lugar, escoltado por la senadora Eva Copa.


“Hoy tenemos que apostar a la juventud, tenemos que darles oportunidades para que empiecen a llenar nuestros ministerios e instituciones públicas porque necesitamos de su fuerza y vigor” ofreció Arce en su discurso de circunstancia y que llevó a recordar a Evo Morales quien ofreció facilidades a la juventud si ganaba las elecciones.


La caravana llegó hasta las proximidades de la Upea y ahí esperaba un escenario que sirvió para el festejo masista que olvidó todas las medidas de seguridad en esta proclamación. 


Mientras el viceministro de Régimen Interior, Wilson Santamaría publicaba un tuit en el que afirmó que constataron la presencia de funcionarios del Legislativo en la marcha. “Hemos verificado que funcionarios del @SenadoBolivia y @VPEP_Bol participan en acto de campaña en la ciudad de El Alto. Como siempre obligados y a costa del estado”, señalaba su publicación.


Pedradas


El festejo masista en El Alto contrastó con lo ocurrido en Potosí donde los grupos de resistencia protagonizaron un amago de enfrentamiento con simpatizantes del MAS que pretendían abrir una casa de campaña en la Villa Imperial.


La caravana de vehículos del MAS recorría las calles de la ciudad y los transeúntes empezaron a arrancar las pancartas en medio de risas y pedían quemar los baners que habían preparado los militantes masistas.


Las bocinas se silenciaron y empezaron los estribillos contra el jefe de campaña del MAS, Evo Morales, “violadores” les gritaban los militantes que pasaban a bordo de los vehículos que se concentraron en la zona sur de la ciudad.


Cerca a la plaza principal, la caravana intentó detenerse para la apertura de la casa de campaña, el edificio estaba abarrotado de afiches y baners del MAS. Los manifestantes arrancaron los mismos e hicieron una fogata.