Escucha esta nota aquí

La jornada electoral transcurría con cierta tranquilidad hasta las cinco de la tarde de ayer, cuando un grupo de personas quemó ánforas en uno de los recintos de Colpa Bélgica, supuestamente como protesta por el acarreo de personas, aunque también hubo denuncias de que la medida fue adoptada cuando empezó a repuntarse una de las candidatas como favorita.

El Tribunal Departamental Electoral (TED) de Santa Cruz informó que el Ministerio Público actuaría de oficio para establecer responsabilidades; la sanción establece pena privativa de libertad de uno a tres años. Y si el autor es un servidor público, será pasible al doble de sanción y quedará inhabilitado por tres años para el ejercicio del cargo.

En San José de Chiquitos, los ánimos se caldearon cuando la población vio que el candidato del MAS, Luis Roberto Flores Orellana, sacaba ventaja. Se quemaron las ánforas en los colegios Germán Busch, Óscar Unzaga de la Vega y Felipe Leonor Ribera.

Con repique de campanas se llamó a cabildo de emergencia y los presentes determinaron anular toda la votación en el municipio y exigir al TED nueva elección, pero con padrón saneado.

“La población tomó la decisión de quemar las ánforas debido a que se evidenció un acarreo de campesinos, que fueron traídos de las comunidades vecinas en buses y camiones”, comentó Darling Méndez, presidente cívico.

Hasta el cierre de la edición, el TED no se había manifestado sobre este incidente.

En Montero, al inicio de la jornada, en el colegio Daniel Rivero, con mayor número de votantes registrados en el municipio, un grupo de delegados del Movimiento Al Socialismo (MAS) pedía participar de manera más activa en el proceso de votación. En ese punto, donde tradicionalmente arrasa el MAS, esta vez se presentaron candidatos de las agrupaciones Unir.Bo y Alianza Solidaria Popular (ASIP), que antiguamente eran parte de las filas azules.

En Warnes hubo tardanza en la apertura de las mesas, específicamente en Ciudad Satélite. Trece candidatos pelearon por este municipio, el que tiene más postulantes al sillón municipal en todo el departamento.

En San Javier, en la víspera de la elección, también surgieron denuncias ciudadanas de acarreo de personas; sin embargo, no se registraron incidentes durante la jornada.

En San Ignacio de Velasco, con más de 32.000 votantes, fue cuestionada la agrupación Creemos, al colocar letreros en pleno silencio electoral.



Comentarios