Escucha esta nota aquí

La renuncia de la presidenta, Jeanine Añez a su candidatura presidencial para el 18 de octubre ocasionó la reacción de la mayoría los ocho candidatos que terciarán en esos comicios. El ex presidente, Carlos Mesa, ofreció de inmediato un diálogo y calificó este paso como una contribución a la democracia.


Valoro la decisión asumida por la Presidenta @jeanineanez como una contribución a la democracia. Estamos siempre dispuestos al diálogo. La decisión de cerrarle el paso al MAS y abrir una nueva etapa donde primero esté la gente siempre será del pueblo boliviano”, publicó el candidato de Comunidad Ciudadana en su cuenta personal de Twitter.


Mientras que el también ex presidente, Jorge Tuto Quiroga, reaccionó y utilizó la red de los 280 caracteres. Dijo que era un paso inevitable y que nunca debió producirse una candidatura desde la presidencia en transición. Aprovechó para pedir eliminar la reelección presidencial.


“Hoy terminó lo que nunca debió empezar, la Presidente bajó su candidatura. Extendimos mandato solo para hacer elecciones, no cumplió. Eso fortaleció al MAS, dañó la transición, erosionó la economía y manchó las Pititas. Eliminemos la venenosa reelección presidencial inmediatamente”, señala en su texto.


La candidata de ADN, María de la Cruz Bayá, que le reclamó a Áñez su candidatura en los diálogos de paz de agosto, afirmó que es el momento de la unidad de todos los partidos para ir a las elecciones contra el MAS; pero no dijo si ella está dispuesta a abandonar su candidatura como hizo Áñez.


Otra candidata, Ruth Nina, que es aspirante a vicepresidente por PanBol dijo que la mandataria no debió postular como candidata y en una reacción inédita, pidió a los otros candidatos, Fernando Camacho, Carlos Mesa y Luis Arce imitar este paso y dejar a los nuevos políticos el camino para las elecciones.  


El primer candidato que reaccionó fue el ex cívico, Luis Fernando Camacho, por la alianza Creemos y calificó como una derrota la renuncia de Jeanine Añez y reiteró que ellos son la garantía de llegar al final de la competencia electoral.


“No es un desprendimiento, es una derrota. Se desplomó su candidatura desde que cedió, se arrodilló y pactó con el masismo. La gente está cansada de la vieja política y de la corrupción, por eso le quitó apoyo a Jeanine Áñez”, señaló en su cuenta de Facebook.