Escucha esta nota aquí

La declinación de la candidatura de Jeanine Áñez no definió en favor de quién fue realizada, dijo el ex candidato a vicepresidente, Samuel Doria Medina aunque anticipó que apoyarán al candidato que pueda frenar al MAS en las elecciones generales de octubre próximo.


No vamos a apoyar a un candidato en específico, la presidenta Jeanine Áñez dijo al candidato que pueda frenar al MAS, que pueda garantizar la democracia, sea quien sea, no nos interesa”, explicó Doria Medina en una entrevista con una cadena internacional.


Afirmó también que Áñez hizo llamados reiterados a la unidad de todos los partidos para enfrentar al MAS y espera que el resto de los seis candidatos  en la carrera electoral y que no tienen posibilidades de lograr un significativo resultado sigan los pasos de Áñez. Afirmó que el MAS tiene el 30% de preferencia en las encuestas y eso significa que el 70% restante no quiere al masismo de vuelta y debe reflejarse ese voto.


El otro aliado de Áñez, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, también publicó su posición y abogó para que otras fuerzas declinen sus candidaturas, pero no mencionó en favor de quién.


“Orgullosos de haber apostado por quién pudo ser la primera mujer presidenta electa; quien tuvo el valor de detener la violencia cuando pretendían quemar nuestras ciudades por su ambición fraudulenta. Hoy mostramos nuestra responsabilidad con la democracia. Ojalá sigan el ejemplo”, escribió en su cuenta Twitter.


Tanto Revilla como Doria Medina, eran socios políticos de Carlos Mesa en las fallidas elecciones de 2019, lograron el segundo lugar. Pero este año decidieron cambiar de socio y ahora no podrán ser parte de este proceso electoral. Los memes sobre las consecuencias de esta ruptura y la declinación de Áñez inundaron las redes sociales.


Negociados


El Gobernador de La Paz, Félix Patzi, responsabilizó al gobierno de haber utilizado la pandemia para prorrogarse y dijo que arruinó al país y decepcionó a la gente que había confiado en Jeanine Áñez cuando asumió el poder en noviembre del pasado año.


“El gran error de Alianza Juntos inició desde el momento que usó la pandemia para prorrogarse como presidenta. Con ello arruinó la economía del país y decepcionó al pueblo boliviano, lo cual se refleja en las encuestas”, señala el tuit del gobernador.


El expresidente Evo Morales, que tuiteó el miércoles sobre la posible declinación de Áñez, recordó que esta decisión es una traición a sus militantes y candidatos. “Hace mucho que estaba decidida, solo faltaba negociar su impunidad”, dijo en Twitter.


Desde su perspectiva la “nueva alianza” apunta a sepultar los casos de Senkata y Sacaba y que volverán adenistas, miristas y emenerristas para conformar una “megacoalición”, en clara alusión a las alianzas antes de su gobierno.


La presidenta del Senado, Eva Copa, también dijo que la declinación de Áñez tiene una clara intención de revivir las alianzas políticas del pasado para hacerse del poder y que no tiene un rasgo de desprendimiento como manifestó la presidenta Jeanine Áñez en su mensaje.