Escucha esta nota aquí

Una reducida marcha convocada por el Sindicato de Ramas Médicas de Salud (Sirmes) y uno de los cinco comités cívicos de La Paz, encabezado por Antonio Alarcón, dispusieron que el jueves se realice un paro cívico en todo el departamento. Aunque las determinaciones se tomaron entre un millar de personas que se reunieron en la plaza Avaroa de La Paz.


El ejecutivo del Sirmes, Fernando Romero, fue el encargado de leer las “resoluciones” de lo que ellos denominaron, “cabildo por la libertad, la democracia, la familia y la vida”, marcharon por distintas calles de La Paz, se acercaron hasta plaza Murillo y lanzaron gritos para que la Policía se una a su protesta, tal como ocurrió hace un año, antes de la renuncia de Evo Morales.


Según su resolución, el primer punto es pedir anulación de las elecciones; en segundo lugar declarar paro cívico; luego la renuncia de Salvador Romero; el cuarto punto declara persona no grata a Evo Morales en La Paz.


En la sede de Gobierno existen al menos cinco comités cívicos y todos se arrogan la representación departamental, incluso existe un comité cívico afín al MAS cuyo dirigente, Clemente Gutiérrez, respalda lo que decidan en ese partido político.


Ante la falta de un solo comité, se creó la “Asamblea de la paceñidad”, que aglutinó algunas protestas en torno a entidades de representación, pero la misma fue vinculada a SolBo, el partido del alcalde de La Paz, Luis Revilla.