Escucha esta nota aquí

Persiste la tensión. El desfile cívico militar por los 35 años de creación de la ciudad de El Alto transcurre con cierta normalidad, aunque también en medio de reproches a autoridades municipales y del Gobierno central. Anoche vándalos intentaron quemar la tarima para el palco central y atacó la casa de campaña de ‘Juntos’.

La presidenta Jeanine Áñez, que fue invitada a los actos protocolares, no asistió, después que su presencia en la sesión del Concejo Municipal, en la víspera, terminara con incidentes ante grupos que lanzaron piedras y artefactos explosivos a la caravana de motorizados que transportaba a las autoridades.

Anoche, grupos vandálicos obstaculizaron el armado de la tarima para el palco central, incluso amenazando con quemar la estructura; también atacaron la casa de campaña de ‘Juntos’, rompiendo sus vidrios.

Soledad Chapetón, alcaldesa alteña, y otras autoridades locales y nacionales presencian el paso de las diferentes instituciones, mientras que en alrededores existe un fuerte control policial para evitar incidentes.

Algunos incidentes:


Organizaciones sociales, juntos vecinales, dependencias públicas y privadas y centros educativos participan del desfile que se realiza sobre la avenida 6 de marzo, donde algunos sectores gritan que “no hay nada que festejar”.

Los efectivos de la Policía Boliviana también son centro de las críticas, algunas personas llaman “motines” a los uniformados y rechazan su presencia, tras que tuvieran que usar agentes químicos para evitar más violencia ayer en Senkata y en cercanías a la alcaldía quemada.

Comentarios