Escucha esta nota aquí

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) planteará un presupuesto adicional para llevar adelante los comicios generales en esta gestión. El monto estará destinado a precautelar la salud de todos los actores del proceso en medio de la crisis sanitaria por Covid-19, según informó el presidente de esa instancia, Salvador Romero.

“El Tribunal va a retornar a sus labores presenciales y debemos encarar varias actividades, la primera es poder definir el presupuesto que se va a requerir. Hay que recordar que el Tribunal planteó para la elección de 2020 un presupuesto austero, 18 por ciento inferior al de la elección en 2019 y es con esa misma lógica de austeridad y de responsabilidad que se planteará la solicitud de un presupuesto adicional que nos permita encarar todos los desafíos para precautelar la salud de los bolivianos en el proceso electoral”, dijo la autoridad en entrevista con ‘Contacto Bolivia’.

La mayoría del MAS en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) aprobó una norma para ir a las urnas en un plazo no mayor a los 90 días desde el 3 de mayo, mientras que desde el Gobierno nacional se activaron los recursos legales para impugnar esa ley, al considerar que atenta contra la salud de la población.

El titular del TSE anunció que, desde el lunes, retomarán sus actividades presenciales y anticipó que una de las primeras labores que encararán será “ver cómo la pandemia del coronavirus puede impactar sobre las actividades electorales, no solo sobre la jornada de votación sino en todas las actividades de preparación que nos lleven a la jornada de votación”.

Ratificó que esa instancia cumplirá las normas vigentes y aseguró que existe un “compromiso de llegar con un proceso técnicamente sólido y políticamente imparcial”, pero ahora sumando otro factor, que es “precautelar la salud de todos los actores que participan en el proceso electoral”.

En enero de esta gestión la instancia electoral había informado que iba a solicitar Bs 201 millones para llevar adelante los comicios, un 18 por ciento menos que el proceso encarado en 2019, que quedó anulado por el fraude a favor del MAS. Sin embargo, se estima que ese monto subirá algo, tomando en cuenta la actual coyuntura sanitaria.

“El proceso de capacitación será diferente, ya no habrá eventos masivos de capacitación de jurados electorales, ahora se regirán por el número máximo de personas que pueden estar reunidas en un ambiente (…) Los partidos tienen que adecuarse y precautelar la salud pública”, acotó el presidente, descartando que se pueda aplicar una modalidad de votación electrónica que no sea presencial.